archivo

Archivos diarios: octubre 11, 2013

Llega un momento en la evolución de un producto o en un proyecto de desarrollo de software donde echamos en falta todo ese esfuerzo que no se ha aprovechado de manera adecuada, ¿por qué? lo necesitamos ahora o prevemos que lo vamos a necesitar pronto y ya ha desaparecido.

Una de las causas que hacen que el aprovechamiento del esfuerzo no sea óptimo es trabajar con historias de usuario, requisitos o especificaciones que no están claros y en los que existe una probabilidad importante que la solución implementada requiera ser modificada de manera sensible más adelante.

Es mejor invertir el esfuerzo en aquellas tareas donde el retorno de la inversión sea más probable, en donde el efecto sobre el valor del producto sea más inmediato.

Lo que no esté claro debe tratar de solventarse hasta donde se pueda ya que de esta manera se desarrollará con una mayor intención y los ajustes posteriores serán de menor entidad.

Tampoco podemos estar paralizando indefinidamente el desarrollo de una funcionalidad que sea crítica o importante para el sistema pero sí podemos esperar hasta el último momento posible para tratar de que esté lo mejor definida posible.