Malas especificaciones, malos resultados

Que los desarrolladores tenemos gran culpa de lo que sigue siendo la crisis del software no nos debe caber duda.

Sé que no es justo que englobe a todos en esto porque hay muchas personas y muchos equipos que tratan de luchar contra esto y están invirtiendo poco a poco la tendencia, no obstante la realidad de nuestro sector sigue siendo esa y por ese motivo, entre otros, no tenemos el reconocimiento que tienen otras profesiones.

Ahora bien, también tienen gran parte de culpa los responsables funcionales, por lo menos para repartirla casi de manera igualitaria, por haber dado malas especificaciones de lo que realmente necesitan y/o por no implicarse de la manera que deberían en los proyectos.

Da igual que tu desarrollo sea perfecto si la orientación que se le ha dado al mismo no ha sido la adecuada.

Una vez puestas las cartas sobre la mesa, tenemos el atenuante de que desarrollar un buen software es una tarea muy compleja y también lo es traducir pensamientos e intuiciones abstractas en especificaciones.

Partiendo de esa base, la elección de una buena estrategia adaptada a las necesidades del proyecto y su contexto, la aplicación de buenas prácticas, la intención de todas las partes por tratar de sacar el producto adelante y la existencia de un presupuesto acorde a las necesidades resultan fundamentales para incrementar las probabilidades de éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: