Desde las trincheras

No me cansaré de repetir que las personas encargadas de definir los procesos de desarrollo de software de una organización deben basarse en las especificaciones de las personas que están en el día a día de los proyectos y que conocen de primera mano cuáles son los principales problemas que se producen en el contexto de la organización porque, independientemente de que cada proyecto sea un mundo distinto, sí que es cierto que hay resistencias que de alguna u otra forma afectan a todos los proyectos por igual.

Los planteamientos teóricos quedan muy bien en los libros y en reuniones de planificación en donde todo parece encajar porque se trata simplemente de escribir sobre una hoja en blanco pero la realidad es muy distinta y la elección de unas malas políticas (o incluso buenas) aplicadas de manera restrictiva, sin tener en cuenta el contexto de la organización y de cada proyecto en sí puede tener (y tendrá) un impacto negativo en términos generales y en cada proyecto en particular.

Ese impacto se materializará en unos resultados más alejados del objetivo final que no es otro que satisfacer las necesidades y expectativas del usuario porque probablemente se hayan tenido que invertir esfuerzos en tareas que no aportan un valor real al producto, al proyecto y si nos ponemos a analizar, tampoco a la organización.

El impacto económico, por tanto, tendrá una doble vertiente, productos peor terminados y que afecten a la productividad de determinados procesos de negocio y unos mayores coste de desarrollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: