Eso que se llama respeto

No lo da un cargo. No lo da una apariencia porque se construye día a día. Lo da una actitud.

El respeto se parece mucho a la confianza, si bien, es algo menos frágil. Para conseguir respeto necesitas tiempo, para perderlo mucho menos. También suelen ir de la mano ya que sueles respetar a quien confías y confiar en quien respetas.

El respeto tiene mucho que ver con la objetividad (también con la implicación), primero contigo mismo, ¿exiges a los demás lo que te exiges a ti?, ¿crees realmente que si las cosas no van bien no tiene nada que ver contigo?, ¿tratas con respeto a quiénes quieres que te respeten?, después con los demás, ¿creas situaciones de injusticia por dar un trato desigual a diferentes personas por la relación personal que mantienen contigo? (ten en cuenta que estamos hablando en el terreno profesional y no en el personal o familiar), ¿escuchas en la misma proporción que te escuchan?, ¿estás dispuesto a ir a las trincheras cuando hay problemas?…

El respeto no se compra, se gana, no se provoca, surge.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: