Las incidencias y la invariabilidad de los sprints

Mientras el producto no esté en producción y, por tanto, no empiecen a llegar incidencias con diferente grado de prioridad y en cualquier momento, puede resultar relativamente sencillo mantener un determinado nivel de predecibilidad en los sprints, de manera que salvo errores importantes en las estimaciones se ejecutarán la mayor parte de las historias de usuario o incluso todas ellas.

Sin embargo, en el momento en que empiezan a llegar incidencias, la cosa cambia. Si no tienes capacidad de “reserva” para afrontarlas tocará tomar determinadas decisiones y para ello nos podemos hacer una serie de preguntas:

– ¿Dejo las incidencias para el siguiente sprint?.

Dependerá de la urgencia de las mismas y de lo que queda para que finalice el sprint, habrá veces en que se pueda aplazar al siguiente sprint, otras en las que incluso se dejará para más adelante y otras donde la criticidad haga que tengas que ponerte con ellas nada más conocer de su existencia.

– ¿Anulo el sprint e inicio uno nuevo en el que ya tenga en cuenta estas incidencias que han llegado?.

En este caso dependerá del número de incidencias y de su complejidad (además, como es lógico de su criticidad). Si vamos a tener que dedicar gran parte de la capacidad a trabajar en ellas, mantener el sprint definido deja de tener sentido. ¿Es la solución definir un nuevo sprint? Sí, pero en situaciones de inestabilidad, tal vez lo mejor sea que tengamos más peso de Kanban que de Scrum.

– ¿Cambio alcance del sprint de manera que sustituyo la realización de determinadas historias de usuario a cambio de las incidencias?.

Puede ser bastante práctico pero dependerá de las incidencias que lleguen porque si terminan desvirtuando el sprint, tal vez lo mejor sea cambiar de enfoque.

– ¿Introduzco las incidencias como parte del alcance del sprint, retrasando la finalización del mismo?.

La respuesta es similar a la anterior y dependerá también del contexto y situación del proyecto, de las incidencias y de lo que pueda aportar a la productividad de los equipos y a la efectividad de los trabajos mantener inamovibles la fecha de finalización de lo sprints.

Lo que quiero que saquéis como conclusión es que no es posible formular una solución que valga para todo. Tenéis que analizar qué os conviene más y siempre con una mentalidad abierta, más allá de la ortodoxia de la aplicación de una determinada estrategia o metodología.

No obstante, puede ser interesante, aún no siendo tampoco una solución universal, dejar siempre capacidad libre del equipo para atender a estas incidencias, de manera que no sea necesario mover el alcance del sprint salvo situaciones de saturación. Esa capacidad variaría en función de la estabilidad del producto y de las implantaciones (y de su importancia) que se estén realizando en ese momento.

¿Y si no se usa esa capacidad? Esa capacidad sobrante se puede utilizar para muchas cosas, desde tareas propias de infraestructura, programación por pares, realizar actividades opcionales sobre determinadas historias de usuario, etc…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: