archivo

Archivos diarios: enero 26, 2014

Aunque la intención sea que sí la realidad es que no.

Se puede tratar de plasmarlo todo y por muy cuidadoso que se sea siempre habrá algún detalle que se escape. Y lo más importante de todo, cada persona que lea los requisitos podrá darle una interpretación diferente.

De hecho muchos líos que se montan en los proyectos son precisamente por eso, por interpretarse de manera distinta lo que se indica y por cubrir cada cual a su modo los huecos que no se han especificado de forma completa.

Por ese motivo, los requisitos, vistos como el traspaso de los mismos a un documento electrónico o digital es insuficiente si no vienen acompañados por un diálogo continuo entre desarrolladores, product owners, usuarios, etc…, por eso las historias de usuario están venciendo a los requisitos tradicionales ya que parten desde una perspectiva basada en la colaboración.

Pero no solo es eso, los requisitos parten como verdades absolutas, sin embargo, muchas de ellas van perdiendo fuerza conforme avanza la elaboración del producto, surgen nuevas necesidades, se redefinen prioridades y se descubre que diversas percepciones iniciales son incorrectas.