Cuarta ley de Lehman. Conservación de la estabilidad organizacional

Su enunciado es el siguiente: “La velocidad (y efectividad) de desarrollo de un sistema en evolución permanece invariante durante su ciclo de vida”.

En cierto modo está relacionada con la anterior ley, porque no deja de ser un atributo más que se autorregula por el propio contexto en que se desarrolla el sistema y por sus propias características.

Según esta ley (con la que se podrá estar más o menos de acuerdo), es complicado que se den todas las condiciones adecuadas para que la velocidad de desarrollo de un determinado sistema aumente, porque cuando se tenga un buen equipo de trabajo lo mismo son los responsables funcionales o el personal directivo los que se muestran indecisos, toman decisiones erróneas, tienen que reducir o cambiar el equipo por motivos económicos u optan por ralentizar la evolución o cuando estas circunstancias sean favorables, lo mismo es el equipo el que no responde.

A lo anterior hay que sumar otros factores como son el incremento de la complejidad que compensaría (en negativo) un mejor funcionamiento de la organización o el hecho de que haya algunos atributos que según la tercera ley de Lehman se mantienen constantes como, por ejemplo, la tasa de errores (que también afectan a la velocidad de desarrollo).

Haciendo medias de esas situaciones se entenderá que la efectividad de la evolución se mantiene más o menos constante durante su desarrollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: