Séptima ley de Lehman. Reducción de la calidad

Su enunciado es el siguiente: “La calidad de los sistemas comienza a disminuir a menos que se mantengan de forma rigurosa y se adapten a los cambios en su entorno de funcionamiento (operacional)”.

En esta ley, Lehman trata el problema de la disminución de la calidad desde diferentes puntos de vista:

– El usuario tiende a ser más exigente conforme mayor sea la inversión dedicada a la evolución del producto y conforme se den cuenta (independientemente de que sepan interpretar su complejidad o no) de la maleabilidad del software.

– La calidad del software se ve afectada por en incremento de la complejidad del sistema conforme se va evolucionando y eso afecta a diferentes escalas: codificación/arquitectura (deuda técnica), usabilidad, etc…

– Por otro la propia convivencia del sistema con su entorno tecnológico (software y hardware), el cual evoluciona de la misma forma que los sistemas y en muchos casos con características muy similares. En esa evolución se tratan de corregir fallos de seguridad, se trata de dar una mayor estabilidad, a la par de incluir nuevas funcionalidades que puedan resultar de utilidad (y distinguirla de otras opciones del mercado).

Si un sistema no se adapta a esos cambios y las características de los nuevos entornos operacionales que se estén montando no son compatibles, estamos acotando el sistema a seguir subsistiendo con versiones en muchos casos sin soporte de los mismos y que además, se irá quedando marginada porque el esfuerzo central del Departamento de Sistemas se centrará en los entornos en los que se encuentre el grueso de los sistemas de información de la organización, además de aquellos que sean considerados críticos.

El alcance de esta séptima ley se puede extender al propio framework de desarrollo del producto y al conjunto de librerías dependientes que utilice, de manera que surgen nuevas versiones de las mismas que mejoran las anteriores a la vez que corrigen defectos en las mismas.

También puede ser extensible a una menor calidad como consecuencia de no aplicar medidas conforme se incrementa la complejidad del producto (en este caso se asimilaría a la segunda ley de Lehman).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: