Gestión de riesgos en los enfoques ágiles

Sea cual sea el enfoque, estrategia o metodología que apliques en un proyecto, van a aparecer riesgos o problemas que pueden afectar en mayor o menor medida al proyecto y al cumplimiento de los compromisos y expectativas y que no deberíamos ignorar, en unos casos porque su materialización puede poner todo patas arriba y en otros porque una vez materializados suponen una resistencia importante en el propio proceso de desarrollo.

La gestión de riesgos en los enfoques ágiles está implícita en la propia dinámica de trabajo y en las prácticas que se vienen a aplicar. Esto no quiere decir que sea menos importante o que se le dedique menor atención, solo que ya se entiende, de base, que es necesario trabajar en ello.

Es importante tener en cuenta que se presta principal atención a los impedimentos o resistencias que son contingencias u obstáculos que bloquean o afectan a la velocidad real del equipo, lo cual no quiere decir que se ignoren riesgos a más alto nivel.

En un enfoque ágil de desarrollo se debe tratar que los problemas, resistencias y errores salgan a la luz lo antes posible porque se entiende que cuanto más cerca de su origen se aplique de manera efectiva cada solución, menos daño provocará al proyecto al ser menor su impacto en el producto y en las personas (si no se hace por eliminar o paliar determinadas resistencias, afectará al ánimo y moral de las mismas, agudizando el efecto que sobre la productividad provocan esos impedimentos) y, por tanto, menor el esfuerzo que se necesitaría para volver de nuevo a una situación de equilibrio.

Un ejemplo de ello lo tenemos en las reuniones diarias o Daily Scrum en las que cada participante, además de indicar lo que hizo la jornada anterior y lo que pretende realizar en esta, comenta qué impedimientos, obstáculos, resistencias o problemas se están encontrando en la realización de sus tareas. Se habla de ello para poner estas contingencias encima de la mesa con el objeto de que se le proporcione una solución que lo mismo puede ser inmediata o requiere de tareas (o incluso sprints específicos) para abordarlas.

No olvidemos que la comunicación entre las personas ni empieza ni termina con el Daily Scrum, por lo que aplicando los principios de transparencia que deben regir en un proyecto ágil, en cualquier momento se puede y se debe levantar la mano para comunicar un riesgo o un problema que puede afectar al desarrollo.

En cualquier caso, tenemos otro punto de sincronización en las retrospectivas, en las que se analiza en qué aspectos se puede mejorar y cómo y qué resultado están dando las medidas aplicadas hasta ahora para tratar otros puntos de mejora detectados en sprints anteriores. Este es otro punto donde se puede y se deben discutir sobre todo aquello que afecte a lo que sería un normal desarrollo del proyecto.

Estas resistencias, se pueden inventariar en una pila de impedimentos o Impediment Backlog con el objetivo de hacerlas visibles y poder hacer un seguimiento de las mismas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: