Desarrollo de software. Mike Cohn. La incertidumbre y la desviación en las estimaciones

Los presupuestos fijos en los proyectos sobre una base de funcionalidades que hay que desarrollar (y que son o pueden ser innegociables) dan lugar a fuertes desviaciones en las previsiones iniciales que se pueden ver reducidas o acentuadas en función del conocimiento del negocio, tecnología y de las personas (componentes de los stakeholders) que van a participar en el proyecto y de la materialización o no de los riesgos previstos e imprevistos.

Cuanto mayor sea la incertidumbre más probabilidad hay de que las estimaciones sean erróneas. Por tanto, cuanto más cerca estemos del inicio del proyecto, más probabilidad de error habrá.

Mike Cohn lo cuantifica de la siguiente manera (traducción libre): “Durante la fase de estimación de la viabilidad de un proyecto la estimación realizada se sitúa entre el 60% y el 160%”.

Sobre esa afirmación se podría pensar que todos los proyectos están abocados al desastre. Tal vez quien piense eso no anda muy mal descaminado, sobre todo si el proyecto se realiza en un contexto de inflexibilidad en el que las distintas partes no se centran en el problema: que es desarrollar un producto software de la mayor calidad posible teniendo en cuenta los recursos disponibles.

¿Qué es ese contexto de inflexibilidad? Este es el presupuesto y esto es lo que hay que hacer, no hay posibilidad de negociación ni voluntad de analizar las causas que han dado lugar a esa situación.

Es importante que tengamos en cuenta lo que nos dice el Manifiesto Ágil al respecto: “Se valora la colaboración con el cliente, por encima de la negociación contractual”, a lo que habría que añadir también que “Se valora la colaboración con el proveedor, por encima de la negociación contractual”.

Y es que las causas hay que analizarlas con el objeto de determinar cuál o cuáles han sido los orígenes de esta situación porque en base a eso hay que dialogar y negociar. Generalmente los problemas de ese diálogo o de esa negociación lo tenemos también como consecuencia de una situación de inflexibilidad y la negativa a reconocer errores por parte del cliente y del proveedor.

Dado que el desarrollo de software es evolutivo soy de la opinión de que el presupuesto en un proyecto debe evolucionar de la misma manera que lo hace el software teniendo siempre presente el cliente y el proveedor el coste de cada actuación. Sobre esta materia recomiendo leer la serie de artículos sobre Contratación ágil que escribí hace un tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: