archivo

Archivos diarios: abril 21, 2014

Los sistemas de información no resuelven los problemas organizativos que existen de base. Es una falsa creencia pensar que la informática va a solucionar procesos mal diseñados, malas relaciones entre departamentos y/o personas o malas estrategias y políticas a nivel organizativo. Puede ayudar, no lo niego, pero no va a solucionar los problemas y no va a existir un retorno de la inversión.

Tampoco es buena idea aprovechar el proyecto de desarrollo para que el cliente trate de cambiar sus procesos. Es una solución mejor que la anterior (en la que simplemente se ha plasmado en un sistema de información todas las imperfecciones que ya existían). ¿Por qué no es bueno? Porque las prácticas deben consolidarse para que exista una cierta estabilidad en las mismas. De lo contrario el desarrollo del sistema estará sometido no solo al feedback propio de cada iteración, sino también al feedback de los cambios en los procesos organizativos, lo que hará el proceso de desarrollo más inestable y con un coste mucho mayor.

Es mucho mejor empezar a desarrollar el sistema cuando se hay realizado el trabajo de simplificación y racionalización de los procesos y éste ha adquirido una cierta madurez. Es posible que durante el proyecto se sigan realizando ciertos ajustes sobre el mismo, pero los cambios, por regla general no serán muy sensibles.

El problema es que muchas veces se ha realizado la contratación del desarrollo antes de que desarrollador y cliente hayan caído en la cuenta de que es necesario realizar ese trabajo de reingeniería. Es un problema porque generalmente se toma la decisión de tirar hacia adelante, con los riesgos ya comentados que trae eso consigo.