archivo

Archivos diarios: abril 22, 2014

Algunos de los lectores habituales de este blog se preguntarán: “en un proyecto de desarrollo de software, ¿no tenemos que estar siempre atentos (alertas) a la necesidad de adaptarnos al cambio?, ¿no es la rápida capacidad de adaptación una ventaja competitiva?, ¿por qué haces un planteamiento tan rígido?”.

Por este motivo me he decido a darle una segunda parte al artículo publicado ayer.

Una organización siempre tiene que estar atenta a la oportunidad y a los movimientos del mercado. Llegar antes que los demás, si se aprovecha adecuadamente, te puede hacer ganar mucho dinero. Llegar un poco tarde te puede convertir en algo insignificante.

Esto es evidente y en nada contradice con lo comentado ayer. ¿Qué quise decir? Algo tan simple como que el desarrollo de software no hace milagros y que la agilidad es efectividad e intención. Una cosa es que un proceso tenga que cambiar para adaptarse a un nuevo contexto o para adelantarse o coger ventaja a la competencia y que eso pueda suceder en cualquier momento (cuando surge la oportunidad) y otra que tengamos que partir con unas condiciones que se sabe que no llevan a ningún sitio.

Para competir tienes que funcionar bien, si organizativamente eres un desastre difícilmente puedes competir con alguien, salvo que tengas un gran producto y/o unos grandes clientes (que en ningún caso van a ser eternos).

El software debe ir después de ese trabajo de reingeniería y a partir de ahí crecer (y cambiar, si es necesario) juntos. Si lo haces antes puede suponer una resistencia ya que tienes que repartir el enfoque entre los cambios organizativos y el desarrollo de software (perderá siempre el proyecto) y el coste será mayor.

La definición del flujo de trabajo es algo que está abierto y es lógico que así sea porque cada equipo de trabajo y cada proyecto tiene sus peculiaridades.

Es frecuente encontrarnos con tableros que no tienen una fase para el testing y suele ser provocado porque se entiende que de manera implícita se encuentra en la fase de realización, construcción, desarrollo o como se quiera llamar.

Conociéndonos como nos conocemos los desarrolladores y nuestras prácticas habituales de no probar de manera adecuada los componentes que construimos es una buena idea incluir una fase de testing de manera explícita. Es cierto que no te asegura nada (hacer testing requiere de disciplina y buenas prácticas) pero el simple hecho de considerarse una actividad y visualizarse es algo que tiene mucha fuerza.

Por ese motivo, aunque creas que la inclusión de esa fase no aporta nada, prueba a hacerlo y tras un tiempo, trata de sacar conclusiones de manera objetiva a través del número de defectos que se hayan conseguido solventar antes de alcanzar producción en comparación con los valores que estuvieras obteniendo hasta ahora, a partir de ahí ya tendrás todos los datos necesarios para continuar con estas prácticas de manera general, en proyectos o sprints concretos o tomar la decisión de, como hasta ahora, no incluirla.