archivo

Archivos diarios: abril 25, 2014

Comenta Bertrand Meyer que: “El único gran enemigo de fiabilidad (y tal vez de la calidad del software en general) es la complejidad”, y tiene gran parte de razón.

La complejidad en sus dos vertientes: incluir funcionalidades no necesarias (o hacer más complejas funcionalidades que sí son necesarias) y descuidar la arquitectura y construcción del software haciendo el software mucho más complicado de evolucionar (mayor esfuerzo y mayor probabilidad de errores).

Tenemos que aprender a ser pragmáticos, a dejar de construir la casa por el tejado, a querer rizar el rizo sin ni siquiera tener el producto funcionando y todo ello sin olvidar que si no se construye software de calidad estamos poniendo resistencia y frenos a la capacidad de adaptación y evolución del sistema.

Una solución más compleja no tiene por qué ser mejor, una solución con más funcionalidades no tiene por qué ser mejor y una solución que esté a lo último en tecnología no tiene por qué ser mejor. Lo de menos es más, no es tampoco ciencia exacta, pero la verdad es que funciona más veces de lo que creemos.

Si desarrollas una solución demasiado compleja, al final pasa como con los mandos a distancia, muchos botones, muchas funciones, pero al final no utilizas ni el 10% de ellas.

Por otro lado, añadir complejidad de manera sistemática sin tener el producto en producción supone prácticamente comprar toda la taquilla para un más que probable fracaso y con poco margen de maniobra posterior, ya que tendremos un software mucho más voluminoso que mantener (y con una mayor deuda técnica ) y habrá menos recursos económicos para hacerlo.