El peligro de utilizar el dinero como motivador

Utilizar el dinero como motivador suele ser eficaz a corto plazo, a medio y largo plazo resulta fatal para tu departamento u organización.

¿Por qué? Pues porque lo excepcional se convierte en costumbre y al cabo del tiempo ya no será suficiente para motivar o no tendrá el mismo efecto. Además, en el momento en que falta ese ingreso se suele obtener el efecto contrario: reducción del rendimiento por falta de motivación.

De esta forma se crea en la cultura de que lo que realmente mueve a los profesionales de la organización es el dinero y no el interés por el trabajo que se realiza en la misma, el propio afán del desarrollador por mejorar o la pasión que puede sentir por su profesión.

Otro problema lo tenemos en que la persona tenderá a ir a por los objetivos que le permiten obtener la recompensa, dejando de lado otros que pueden ser igualmente importantes para la organización. La persona se convierte en cumplidor pero en cumplidor de lo que le interesa, de lo que le hace ganar más dinero.

Estoy hablando de recompensas sistemáticas y no de retribuciones justas. Soy de la opinión de que un profesional debe estar pagado acorde a sus méritos, conocimientos y experiencia (aunque raras veces se pague a los profesionales siguiendo esos criterios). Tampoco estoy en contra de las retribuciones variables siempre y cuando las mismas se realicen siguiendo criterios objetivos y estén al alcance del conjunto de empleados de la organización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: