archivo

Tecnología

NeXT fue el reto que se marcó Jobs tras su marcha de Apple, una estación de trabajo orientada al mundo académico. Y decidió hacer lo más difícil, inventar otro ordenador, con otra arquitectura y otro sistema operativo.

Su acabado fue espectacular, su software era de vanguardia. Pero llegó tarde y no pudo encontrar un hueco en el mercado, en eso tuvo también mucho que ver el hecho de que se apostó por el desarrollo del producto pero se dejó de lado el hecho de que el éxito de este tipo de productos no solo viene dado por el acabado y la calidad técnica sino por las aplicaciones que corren sobre él.

NeXT era una máquina de perder dinero, lo que provocó que Jobs tuviera que cerrar la división de hardware y dejar de lado una de sus creencias más firmes, la cual llevó a la práctica con éxito en el pasado y fue la base en que cimentó su futuro éxito en Apple. Esa filosofía se basa en una visión holística del hardware y el software, de manera que no se puede entender el uno sin el otro a la hora de diseñarlos. Al quedarse exclusivamente con la división de software, se rompió ese binomio.

Jobs tenía un gran producto y el sistema operativo NeXTSTEP le abrió de nuevo las puertas de Apple, cuando ésta buscaba renovar el suyo.

Años más tarde la tecnología de NeXTSTEP se incorporó al sistema operativo Mac OS X.

Tim Berners-Lee usó un NeXTcube y NeXTSTEP para desarrollar el primer navegador web y comentó que el software de NeXTSTEP le ayudó y simplificó enormemente ese trabajo.

Apple compró a NeXT, si bien más pareció lo contrario, ya que poco tiempo después Jobs cogió las riendas de la compañía, puso un consejo de administración de confianza y situó en puestos de responsabilidad a algunos de los empleados más destacados de NeXT, como por ejemplo a Jon Rubinstein como responsable del área de hardware y a Avie Tevanian como responsable del área de software.

En la etapa de NeXT, Jobs aprendió a dirigir una compañía, aprendió a enfrentarse por sí solo a crisis, aprendió del fracaso, cualidades que resultaron esenciales en los éxitos conseguidos en su segunda etapa en Apple.

Por cierto, ¿alguien puede imaginar lo que sintió Jobs la mañana en que casi doce años después volvió a Apple?.

Cuando Jobs dejó Apple en 1985, ya había participado en dos hitos muy importantes:

– La puesta en marcha del Apple II. Para muchos el primer ordenador personal tal cual hoy lo concebimos. Aunque hay muchos expertos que no están de acuerdo con esa afirmación, si que es innegable que su aparición fue fundamental para la extensión de la informática personal y fue clave para que IBM pusiera los ojos en este negocio.

– La puesta en marcha del Mac. Realmente este fue el primer proyecto que Jobs consideró como suyo, porque aunque su papel en el Apple II fue muy importante sentía que en su ADN estaban los cromosomas de Steve Wozniak.

El Mac llevó al gran público las investigaciones iniciadas en el Xerox Parc y en las que Jobs tuvo el mérito de vislumbrar que tras ellas se encontraba lo que necesitaban los ordenadores para universalizarse, una interfaz de usuario que permitiera que el gran público accediera a ellos ya que no sería necesario operar con el ordenador a través de línea de comandos. E hizo lo más difícil, convertir su visión en algo real.

Con solo 30 años, ya había conseguido más de los que grandes genios en el mundo del hardware y del software han conseguido jamás. Es cierto que era otra época en la que había todavía mucho terreno fértil por descubrir, pero también es cierto de que no se partían de referencias, lo que hacía que se pudiera considerar a mucha gente de esa época, no solo ingenieros, sino también inventores.

Con solo 30 años era multimillonario, podría haberse retirado o llevar una vida cómoda como consejero o inversor, sin embargo no se dio por satisfecho, quería seguir innovando, quería seguir inventando, quería seguir mejorando el mundo.

Estoy seguro que ese deseo tenía una fuente de motivación importante, como eran sus ganas de demostrar a los que propiciaron su marcha de Apple que él iba a sobrevivirles. Y lo hizo, y volvió para salvar a Apple en 1997 y para seguir haciendo del mundo un lugar mejor (hay muchas formas de ayudar a eso, la tecnología ocupa un lugar importante).

No obstante, esos doce años, no fueron nada fáciles.

Pero, ¿quién fue Steve Jobs?, ¿un extraordinario hombre de negocios?, ¿un visionario del mundo de la tecnología?, ¿un artista?, ¿un líder?.

Era todo eso, pero sobre todo fue una persona que tuvo lo que hay que tener para ir tras sus sueños una vez que encontró su lugar en el mundo.

Para mi eso resulta absolutamente inspirador, nunca se dio por vencido. Su triunfo fue mantenerse fiel a sus principios bajo un contexto modelado por las distintas cicatrices que le dejó la vida, el mundo de los negocios y él mismo.

No pretendo idealizar a Jobs. Fue un ser humano con muchísimas cualidades y con muchísimos defectos.

De hecho fue su propia víctima cuando se marchó de Apple en 1985.

Consiguió sacar el Mac adelante, el primer ordenador personal con interfaz gráfica de usuario orientada a la metáfora de escritorio pero lo hizo dejando muchos cadáveres por el camino, algunos ejemplos:

– El ordenador Lisa, proyecto en el que participó antes de trabajar en el Mac y que tenía un enfoque parecido a él pero con una orientación más hacia el mundo empresarial. Salió antes que el Mac y no le favoreció nada que Jobs dejase caer que el Mac iba a ser una alternativa a Lisa pero con un precio notablemente inferior.

– Steve Wozniak se cansó de que la serie de ordenadores Apple II tuvieran un tratamiento muy en segundo plano, cuando realmente eran el motor de Apple, propiciaron el arranque de la compañía y evitaron su bancarrota tras los fracasos del Apple III (en el la participación de Jobs en el proyecto no fue nada afortunada), del Lisa y del primer Mac.

– Jef Raskin, fue el que creó el grupo de trabajo del Macintosh (e incluso le dio el nombre). Su idea era crear un ordenador de bajo precio accesible a todo el mundo en el que además se cuidase la interacción hombre-máquina con el objeto de universalizar el uso del mismo. Cuando Jobs entró a trabajar en el proyecto fue relegando a Raskin cada vez más a un segundo plano, hasta que éste decidió marcharse de Apple. Es cierto que el Mac tal y como se concibió no hubiera sido posible sin Jobs ya que la orientación en cuanto a diseño y funciones que pretendía Raskin, al menos, en principio, era diferente.

– El propio Mac. Diversas decisiones como la capacidad de la memoria, no disponer de disco duro o de sistema de refrigeración provocó que la primera generación de los mismos no alcanzase las expectativas de venta. Es cierto que Jobs sembró la semilla y que después con las modificaciones oportunas terminó germinando y el tiempo no tardó mucho en darle la razón de que la informática de uso personal iba en ese camino.

Cuando las cifras de venta del Mac no estaban a la altura de lo esperado, muchos de los cadáveres que fue dejando en Apple y que no habían abandonado la compañía dieron la espalda a Jobs y apoyaron a John Sculley CEO de Apple que fue contratado por él mismo dos años antes, cuando éste fue restando relegando a un papel secundario a Jobs (algo parecido a lo que hizo Jobs con Raskin) hasta que éste decidió marcharse.

No soy usuario de ningún producto de Apple y durante bastante tiempo fui un hater (dejé de serlo hace muy poco tiempo) ya que no compartía la visión tan cerrada que planteaba la compañía de Cupertino en sus productos y tampoco entendía (y esto sigo sin entenderlo) la asociación de ser geek a ser usuario de productos de Apple.

En el fondo sentía que estaba adoptando una actitud injusta ya que nunca me había parado a estudiar la historia de Apple y la de Steve Jobs y probablemente ahí podía encontrar la explicación de lo que es el espíritu y filosofía de esa empresa y de lo que supuso Jobs para ella.

Por ese motivo, tomé la decisión de leer la biografía oficial, escrita por Walter Isaacson. Fue tal lo que sentí tras su lectura que a la misma le siguieron:

– El camino de Steve Jobs, liderazgo para nuevas generaciones, de Jay Elliot y William L. Simon.
– Las cuatro vidas de Steve Jobs, de Daniel Ichbiah.
– Steve Jobs, una herencia incalculable, de El Pais.
– Steve Jobs, un libro inspirador para los jóvenes que no están dispuestos a renunciar a sus sueños, de Blumenthal Karen.

En la lectura intercalé muchas presentaciones de Steve Jobs que encontré en Youtube. De todas ellas, me quedo con la siguiente, en la que se puede apreciar la energía de Jobs (se trata de una presentación interna del Mac del año 1983 a accionistas y empleados de Apple y en donde se expone en público por primera vez el famoso anuncio que se iba a presentar en la Super Bowl, contaba Steve Jobs con 28 años).

Es cierto, que el discurso de graduación que realizó que realizó en Stanford en el año 2005, es de obligada lectura o visualización, pero es el video anterior el que más llegó a impactarme.

Aunque ahora me voy a centrar en la lectura de otros libros, es muy probable que este mismo año (incluso antes el verano) vuelva a leer más de un libro relacionado con Steve Jobs (me interesa más su persona que Apple, ya que no se entiende Apple hasta 1985 y desde 1997 si no se comprende la figura y la persona de Jobs).

Independientemente de lo que penséis de Apple o de Jobs o si incluso no tenéis ninguna idea preconcebida, os aconsejo la lectura de la biografía oficial. De los distintos libros que he leído es donde de manera más cruda en lo positivo y en lo negativo se expone quién fue Steve Jobs, además de ser la que entra en un mayor grado de detalle en su vida. No obstante en el resto de libros que he indicado, hay detalles que vienen a aportar valor a los expuesto en la biografía oficial.

Lenta desaparición, creo que esa es una de las frases más acertadas para describir la situación de Internet Explorer 6.

Lenta porque su caída tiende a desacelerarse, algo que tiene una cierta lógica con el hecho de que existen organizaciones que presentan complicaciones a la hora de migrar de versión oficial de navegador (la solución no es, establezco una nueva versión de navegador como oficial y quito Internet Explorer 6, ya que pueden dejar de funcionar aplicaciones desarrolladas específicamente teniendo en cuenta esa versión de navegador) y se necesitará todavía tiempo para que muchas de ellas dejen de utlizarlo.

Desaparición porque su uso terminará siendo residual, de hecho cada vez estamos más cerca de ello.

A continuación se presentan las estadísticas de dos sitios web en español con un número representativo de visitas que se toman como base para obtener estos resultados, sin paréntesis se encuentran las cifras correspondientes al semestre comprendido entre el 30/06/2011 y el 31/12/2011, en paréntesis y en orden de más próximo a más lejos, los datos del resto de semestres.

Sitio web 1:

Reparto del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

Internet Explorer 8: 61’49% (64’64%) (58’43%) (35’30%) (10’28%) (1’41%) (0’14%)
Internet Explorer 7: 17’51% (21’07%) (25’57%) (40’79%) (57’61%) (58’01%) (51’23%)
Internet Explorer 9: 14’01% (2’99%) (0’14%)
Internet Explorer 6: 6’99% (15’84%) (23’89%) (32’11%) (40’51%) (48’45%)

Valores absolutos del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

– Internet Explorer 8: 31’15% (37’32%) (37’12%) (24’49%) (7’59%) (1’09%) (0’11%)
– Firefox: 24’18% (25’05%) (24’37%) (23’04%) (21’06%) (19′40%) (16′16%)
– Chrome: 18’67% (13’13%) (8’87%) (5’13%) (2’93%) (1′50%) (0′48%)
– Internet Explorer 7: 8’87% (12’16%) (16’24%) (28’30%) (42’53%) (44’82%) (41’91%)
– Internet Explorer 9: 7’10% (1’73%) (0’09%)
– Safari: 4’30% (3’20%) (2’54%) (1’79%) (1,45%) (1′13%) (0′87%)
– Internet Explorer 6: 3’54% (6’51%) (10’06%) (16’57%) (23’71) (31’30%) (39’64%)
– Android Browser: 1’12%
– Opera: 0’38% (0.39%) (0’38%) (0’35%) (0’44%) (0′44%) (0′41%)

Sitio web 2:

Reparto del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

Internet Explorer 8: 60’70% (67’78%) (62’67%) (41’51%) (11’43%) (1’57%) (0’17%)
Internet Explorer 7: 15’93% (19’69%) (24’13%) (38’83%) (60’47%) (61’82%) (56’85%)
Internet Explorer 6: 5’44% (8’92%) (12’97%) (19’64%) (28’05%) (36’54%) (42’86%)
Internet Explorer 9: 17’92% (3’39%)

Valores absolutos del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

– Internet Explorer 8: 27’65% (35’39%) (36’35%) (25’82%) (7’89%) (1’13%) (0’13%)
– Firefox: 25’52% (27’22%) (27’3%) (27’69%) (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Chrome: 19’92% (14’37%) (10’07%) (6’15%) (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Internet Explorer 9: 8’16% (1’87%) (0’12%)
– Internet Explorer 7: 7’26% (10’28%) (14%) (24’15%) (41’76%) (44’56%) (42’47%)
– Safari: 5’92% (4’93%) (3’66%) (2’85%) (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Internet Explorer 6: 2’48% (4’66%) (7’52%) (12’21%) (19’37%) (26’33%) (32’02%)
– Android Browser: 1’72%
– Opera: 0’52% (0’59%) (0’51%) (0’69%) (0’67%) (0′54%) (0′43%)

Este es el séptimo artículo que publico con la evolución en el uso de navegadores y sistemas operativos en dos sitios web españoles dirigidos al público general, que tienen un importante número de visitas como para que los resultados obtenidos con las métricas de Google Analytics sean lo suficientemente representativos.

El primer artículo fue publicado el 12 de enero de 2009 y contiene los datos entre el 30/06/2008 y el 31/12/2008. El segundo artículo fue publicado el 22 de julio de 2009 y contiene los datos entre el 01/01/2009 y el 30/06/2009. El tercer artículo fue publicado el 26 de enero de 2010 y contiene los datos entre el 30/06/2009 y el 31/12/2009. El cuarto artículo fue publicado el 31 de julio de 2010 y contiene los datos entre el 01/01/2010 y el 30/06/2010. El quinto artículo fue publicado el 11 de enero de 2011 y contiene los datos entre el 30/06/2010 y el 31/12/2010. El sexto artículo fue publicado el 11 de julio de 2011 y contiene los datos entre el 01/01/2011 y el 30/06/2011

En este artículo, se muestran los resultados recogidos entre el 30/06/2011 y el 31/12/2011 y se comparan con los resultados informados en los seis artículos anteriores (aparecen entre paréntesis, en orden cronológico de más reciente a menos reciente).

Como conclusiones más significativas, señalar las siguientes:

1) La trayectoria descendente en el uso de Internet Explorer es continua y se sitúa entre los seis y los siete puntos puntos al semestre. En niveles anuales teniendo en cuenta la trayectoria de períodos precedentes la caída se sitúa en torno a los trece puntos anuales.

La caída es continua y sostenida, lo que ha permitido ir acertando en las previsiones realizadas en artículos anteriores, hace un año era previsible que el uso de Explorer se situase alrededor del 50% o por debajo (pérdida de la mayoría absoluta) y así ha sido.

Esta caída que no consiguen frenar debería ser preocupante para Microsoft porque de seguir esto así es posible que en dos o tres años pierdan su hegemonía en los navegadores.

2) La pérdida de cuota de Internet Explorer se la han llevado principalmente Chrome con un crecimiento semestral en torno a los 5 puntos (ligeramente superior al del anterior semestre) y el aumento en el uso de Safari, con un crecimiento de alrededor de 1 punto (también ligeramente superior al anterior semestre). Tanto Firefox como Opera mantienen los porcentajes de semestres precedentes, si bien existe una ligera tendencia a la baja en el uso de Firefox, confirmándose de esta forma, pese a que todavía conserva una cuota de uso superior a Chrome que los usuarios prefieren esta alternativa a Firefox, sobre todo aquellos que van abandonando Internet Explorer.

3) En cuanto a los sistemas operativos, Windows es el claro dominador y pese mantiene un descenso similar al anterior semestre (entre 1’2 y 2 puntos) su hegemonía sigue siendo aplastante.

Mac y los sistemas operativos para terminales móviles siguen su tendencia al alza, sobre todo estos últimos, lo que da una idea de la redirección de una parte importante del tráfico a dispositivos smarphones o tablets (incluso para acceder a páginas web a través de ellos).

Los sistemas operativos de la familia Linux (quitando Android) siguen (aunque con una ligera caída) con niveles parecidos a los de semestres anteriores, esto da a entender que los que abandonan Windows tienden a elegir a Mac como primera opción.

Sitio web 1:

Navegadores.

– Internet Explorer: 50’66% (57’73%) (63’53%) (69’38%) (73’83%) (77′27%) (81′81%)
– Firefox: 24’18% (25’05%) (24’37%) (23’04%) (21’06%) (19′40%) (16′16%)
– Chrome: 18’67% (13’13%) (8’87%) (5’13%) (2’93%) (1′50%) (0′48%)
– Safari: 4’30% (3’20%) (2’54%) (1’79%) (1,45%) (1′13%) (0′87%)
– Android Browser: 1,12%
– Opera: 0’38% (0’39%) (0’38%) (0’35%) (0’44%) (0′44%) (0′41%)

Sistema Operativo.

– Windows: 91’34% (93’65%) (94’89%) (95’84%) (96’57%) (96′94%) (97′52%)
– Macintosh: 3’32% (2’98%) (2’55%) (2’12%) (1’83%) (1′65%) (1′37%)
– Linux: 1’70% (1’95%) (1’66%) (1’65%) (1’29%) (1′22%) (1′02%)
– Android: 1’16% (0’27%) (0’09%) (0’03%)
– iPhone: 1’11% (0’52%) (0’38%) (0’19%)
– iPad: 0’74% (0’26%) (0’11%)
– Symbian OS: 0’26% (0’13%) (0’11%) (0’06%)
– BlackBerry OS: 0’12% (0’07%) (0’05%)

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 50’65% (57’73%) (63’53%) (69’38%) (73’83%) (77′27%) (81′80%)
– Firefox + Windows: 21’84 (22’47%) (22’14%) (20’87%) (19’19%) (17′61%) (14′69%)
– Chrome + Windows: 18’13% (12’74%) (8’57%) (4’99%) (2’91%) (1′50%)
– Safari + Macintosh: 2’11% (1’91%) (1’58%) (1’27%) (1’07%) (0′92%) (0′72%)
– Firefox + Linux: 1’48% (1’73%) (1’44%) (1’40%) (1’12%) (1′06%) (0′84%)
– Android Browser + Android: 1’12%
– Safari + iPhone: 1’02% (0’48%) (0’35%)
– Firefox + Macintosh: 0’85% (0’84%) (0’79%)
– Safari + iPad: 0’72% (0’25%)
– Chrome + Macintosh: 0’35% (0’21%)
– Opera + Windows: 0’33 (0’35%) (0’34%)
– Safari + Windows: 0’22% (0’26%) (0’26%)
– Chrome + Linux: 0’17% (0’17%)

Sitio web 2:

Navegadores.

– Internet Explorer: 45’56% (52’21%) (58%) (62’19%) (69’06%) (72′08%) (74′71%)
– Firefox: 25’52% (27’22%) (27’3%) (27’69%) (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Chrome: 19’92% (14’37%) (10’07%) (6’15%) (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Safari: 5’92% (4’93%) (3’66%) (2’85%) (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Android Browser: 1’72%
– Opera: 0’52% (0’59%) (0’51%) (0’69%) (0’67%) (0′54%) (0′43%)

Sistema Operativo.

– Windows: 88’25% (90’98%) (92’97%) (93’57%) (94’93%) (95′58%) (96′3%)
– Macintosh: 4’41% (4’20%) (3’46%) (3’34%) (2’91%) (2′46%) (2′19%)
– Linux: 2’06% (2’29%) (2’12%) (2’50%) (1’68%) (1′66%) (1′34%)
– Android: 1’80% (0’50%) (0’18%) (0’05%)
– iPhone: 1’56% (0’86%) (0’59%) (0’28%)
– iPad: 1’16% (0’48%) (0’24%)
– Symbian OS: 0’32% (0’21%) (0’17%) (0’11%)
– BlackBerry OS: 0’14% (0’09%) (0’06%)

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 45’56% (52’20%) (58%) (62’19%) (69’06%) (72′07%) (74′7%)
– Firefox + Windows: 22’66% (23’89%) (24’41%) (24’39%) (21’62%) (21′12%) (20′24%)
– Chrome + Windows: 19’18% (13’82%) (9’68%) (5’93%) (3’4%) (1′69%)
– Safari + Macintosh: 2’82% (2’75%) (2’18%) (2’05%) (1’73%) (1′43%) (1′22%)
– Firefox + Linux: 1’77% (2’16%) (1’79%) (2’14%) (1’47%) (1′55%) (1′23%)
– Android Browser + Android: 1’72%
– Safari + iPhone: 1’43% (0’79%) (0’53%)
– Safari + iPad: 1’12% (0’46%)
– Firefox + Macintosh: 1’08% (1’15%) (1’09%)
– Chrome + Macintosh: 0’49% (0’29%)
– Opera + Windows: 0’45% (0’54%) (0’47%)
– Safari + Windows: 0’26% (0’41%) (0’35%)
– Chrome + Linux: 0’25% (0’27%) (0’22%)

No hace mucho un amigo me pidió que dedicase un artículo a lo que para mi era el software, más allá de definiciones formales. Es cierto, hablo mucho sobre aspectos relacionados con los procesos, la metodología, las personas, la calidad, sus problemas, algunas de sus características, pero no me había centrado en darle una definición desde mi propio punto de vista.

¿Qué es el software? Una solución.

Una solución porque tiene como objetivo satisfacer una expectativas de manera directa (cuando se trata de un desarrollo a medida) o de manera indirecta (cuando se trata de un desarrollo que se ofrece a la sociedad de manera gratuita, de pago, con acceso al fuente o no, con la posibilidad de modificar el fuente o no).

Tras las expectativas hay personas. Por lo que el software es una solución que trata de satisfacer una serie de expectativas que sobre él tienen puestas personas. Tras las expectativas hay objetivos. Por lo que podemos ampliar la definición a que el software es una solución que trata de satisfacer una serie de expectativas que sobre él tienen puestas personas para el cumplimiento de unos objetivos.

Esta solución, está formada por un conjunto de instrucciones que se ejecutan sobre un dispositivo físico (independientemente de que se pongan capas software entre ellos, como servidores de aplicaciones, servidores web, máquinas virtuales, sistemas operativos, etc…, ya que los mismos actúan básicamente como interfaces que ofrecen servicios y valor añadido).

Así de simple y así de complicado a la vez es el software porque para que un sistema o una aplicación funcione es necesario que el código simule un comportamiento inteligente que responda a acciones provocadas por estímulos externos, ya provengan de un usuario, de sensores, de eventos, de otro software, etc…