archivo

Archivo de la etiqueta: aprovechar el momento

Durante mis vacaciones coincidí en mi hotel con un actor que hace unos nueve o diez años tenía una gran popularidad gracias a su papel en un serie de televisión de moda en aquel momento. No tenía noticias de él desde hace bastante tiempo, por lo que cuando llegué a casa miré por curiosidad cuál había sido su trayectoria estos últimos años y en el mundo de la televisión o del cine su presencia había sido testimonial. Seguro que él sigue ganándose sus habichuelas de manera muy digna, haciendo teatro o cualquier otro tipo de actividad, pero evidentemente ya no es lo mismo que antes.

¿Por qué cuento todo esto? Porque es un ejemplo más de lo importante que es aprovechar el momento, aprovechar cuando tienes éxito e intentar conseguir todo lo posible mientras te encuentras ahí. Esto lo tienen muy claro, por ejemplo, los futbolistas de primera división que pese a que ganan cantidades desorbitadas de dinero (por mucho que ellos sean los protagonistas del espectáculo futbolístico, nunca compartiré ni lo que se paga por ellos, ni lo que cobran (pero eso es otra historia)), miran hasta el último céntimo de euro que pueden ganar, porque saben que su vida tras el fútbol es un tanto incierta y están acostumbrados a un tren de vida al que les resulta complicado renunciar.

El éxito puede ser efímero o muy duradero y en cualquiera de los dos casos, hay que sacar todo el beneficio que se pueda. Algunos ejemplos de personajes que tuvieron un éxito relativamente (digo lo de relativamente, porque algunos de los que voy a mencionar estuvieron varios años en la cresta de la ola) efímero y que por el motivo que fuera (ellos mismos, el público, malos consejeros, saturación, no haber conseguido evolucionar, aparición de competidores que ocuparon su puesto en el mercado, etc…) dejaron de tener un éxito similar al que tuvieron en su momento más álgido, los tenemos en Ralph Macchio (Karate Kid), Macaulay Culkin (Solo en casa), Jaleel White (Steve Urkel/Cosas de casa), el grupo Take That, etc… Si ellos supieron sacar el máximo beneficio económico durante el tiempo en que estuvieron en lo más alto habrán podido paliar épocas donde su repercusión fue más discreta y lo mismo pudieron hacer inversiones que les asegurasen una estabilidad económica futura (esto no sucede en muchos casos y habremos visto o leído situaciones de personajes que fueron muy populares en un momento dado y que se arruinaron después).

Lo que quiero decir con este artículo es que evidentemente cualquier persona u organización debe intentar sacar el máximo rendimiento posible cuando se tiene éxito, en primer lugar porque el presente es lo único que existe realmente y en segundo lugar porque el mañana es lo único que existirá realmente, es decir, es como si te dicen, tienes una hora para coger todas las monedas que quieras de esa piscina de monedas de oro y te limitas a coger monedas sólo durante diez minutos pensando en que mañana, pasado y el otro te van a dar la oportunidad de seguir cogiendo otras monedas, si eso no es así y se termina cerrando tu acceso a la piscina, te acordarás de no haber aprovechado la oportunidad que se te brindó.

Aprovechar el momento no debe consistir sólo en ganar dinero, ya que tan negativo como quedarte dormido y no aprovechar tus momentos álgidos es quedarte dormido en una situación de autocomplacencia. Yo entiendo que el éxito se tiene que aprovechar para asegurar en la medida de lo posible lo que vendrá mañana y dar una estabilidad a tu persona o a tu organización y ambas cosas son compatibles (aprovechar y vivir el momento, mirando de reojo al día de mañana). Vivir el éxito con los ojos cerrados debe ser directamente proporcional a recordar con los ojos abiertos lo que tuviste y ya has dejado de tener. Un ejemplo claro de lo que acabo de contar lo tenemos con el ladrillo, donde muchas personas y empresas han ganado mucho dinero y otras muchas después de ganar mucho dinero lo han perdido todo e incluso más. Si el éxito permite abrir puertas, evolucionar y crear bases sólidas, ¿por qué no se intenta aprovechar esas oportunidades?.

Muy pocas empresas o personas pueden disfrutar de un éxito estable, ya que la vida es muy senoidal y hoy estás arriba, mañana abajo, pasado un poco más arriba y así sucesivamente, por ese motivo si no se aprovechan las épocas donde las cosas van de cara no tendremos solidez o estructuras que permitan paliar o reducir los efectos de aquellas eṕocas donde las cosas no nos vayan tan bien.