archivo

Archivo de la etiqueta: Blog

Este es el artículo número 840. Si me plantean el reto de llegar a esa cifra cuando comencé en esto de los blogs, ni por asomo hubiera pensado que llegaría a él, ni tan siquiera que hubiera aguantado dos años con este espacio abierto.

Debo reconocer que estos últimos meses me ha costado muchísimo conseguir el objetivo que me planteé allá por el mes de marzo o abril de intentar publicar cada día, por lo menos, un artículo. No obstante, la proximidad cada vez más presente del 8 de enero, me ayudó a llegar hasta aquí.

En estos dos años, he cumplido los tres principales propósitos por los cuales me decidí a dar este este salto:

– La necesidad de liberar muchas de las reflexiones que me surgen en el día a día.

– Extraer conocimiento de esta experiencia.

– Que algunos artículos puedan ayudar a los demás.

¿Y ahora qué? Pues ahora necesariamente necesito hacer lo que dije hace un año que haría y no es otra cosa que tomarme con más calma la publicación de entradas, en algunos casos esto se traducirá en períodos donde tal vez no publique nada y en otros en artículos donde no profundice tanto en las reflexiones. Es la única forma que veo viable para que este blog llegue a su tercer ejercicio.

Por lo demás, muchísimas gracias a todos los que me regaláis un trocito de vuestra atención que es mucho más valiosa que la suma de todos los artículos que he publicado.

Tal vez algunos de los lectores habituales de mi blog se pregunten cuáles han sido los artículos más leídos hasta el momento. Estoy seguro que os sorprenderán que determinados artículos estén en ese ranking, también a mi me ha sorprendido esa evolución, pero más por los que no están que por los que ya están.

Dado que la mayoría de las visitas a mi blog provienen de buscadores, puede que el posicionamiento del mismo para determinados términos de búsqueda haya dado lugar a esta clasificación (que como es lógico también se ve afectada por el tiempo que lleva publicado cada artículo), pero en cualquier caso, la comparto con vosotros, por si hay en ella algún artículo que no hayáis leído todavía o se os apetece volver a leer alguno.

1.- Ahora más que nunca hay que mirar al software libre
2.- Orientación al producto
3.- La importancia de un buen análisis funcional
4.- Certificaciones personales
5.- ¿Cuál es el objetivo de tu empresa este año?
6.- La crisis del software
7.- Empresas de desarrollo de software: ¿estructura vertical u horizontal?
8.- Un proyecto de construcción de Datamart para la explotación de indicadores de gestión y de estado III
9.- Lo importante de las Metodologías de desarrollo en un proyecto de desarrollo de software
10.- Mantenimiento correctivo y mantenimiento evolutivo
11.- Redmine + Alfresco
12.- Mantenimiento adaptativo
13.- La productividad está perseguida
14.- Un proyecto de construcción de Datamart para la explotación de indicadores de gestión y de estado II
15.- Complejidad ciclomática
16.- Proyectos de desarrollo de software: La importancia de las métricas y de la documentación
17.- Un buen entorno de preproducción
18.- El paso a producción
19.- Métrica Versión 3
20.- Teoría de la decisión multicriterio discreta
21.- Portafirmas electrónico
22.- La importancia de la planificación
23.- Anotar las tareas pendientes
24.- La importancia de entregar los productos software al cliente muy bien probados
25.- Videoconferencia: aspectos positivos y negativos

En este blog muestro mi visión sobre el mundo del desarrollo de software, de la gestión de proyectos, de la motivación, de la productividad y de la tecnología, partiendo de la base de que soy un ignorante en muchísimas materias y que mi opinión parte generalmente de los muchos errores que he cometido en el desarrollo de mi profesión.

Podría dar la impresión de que por escribir lo que escribo, tengo un control y dominio absoluto sobre todos los proyectos de desarrollo de software en los que participo y que este mundo no posee secretos para mi. Nada más lejos de la realidad, me seguiré equivocando, seguiré tomando decisiones equivocadas, no enfocaré adecuadamente algunos proyectos y no conseguiré ni motivarme ni motivar a mi equipo de proyecto en muchas ocasiones.

Soy solo un profesional de la informática, como muchos de los lectores de este blog y trato de hacer las cosas lo mejor posible, pero soy humano, con un cociente intelectual normal y con una experiencia todavía escasa en todo este mundo, lo que hará que me siga tropezando con piedras que encuentre en el camino y probablemente con algunas en más de una ocasión.

Por ese motivo, nunca toméis como absoluto cualquier afirmación que yo haga, simplemente considerarlo reflexiones en voz alta que he decidido poner por escrito, si no estáis de acuerdo, no lo estéis, porque puede que yo esté equivocado, de hecho no tengo unas opiniones estáticas, conforme voy viviendo nuevas experiencias y sigo aprendiendo, muchas de ellas pueden variar y es lógico y natural que así sea.

Lo que hoy día pienso del desarrollo de software tiene diferencias respecto a lo que pensaba hace tres años, todavía más diferencias respecto a mi opinión al año de comenzar a trabajar e innumerables respecto a las que tenía cuando estaba estudiando y todo seguirá en continua evolución. No se trata de derribar las opiniones y volverlas a levantar, sino de no estar atado a un conjunto fijo de ideas y de estar abierto a dar cabida a nuevos puntos de vista o hacer ajustes a otros que tengamos más consolidados.

Si yo tuviera la llave del desarrollo de software probablemente no tendría nada que contar porque pensaría que todo es más fácil de lo que realmente es.

Equivocarme y haberme equivocado me permiten ofrecer este punto de vista y me da la posibilidad de pensar que siempre es posible mejorar y que en nosotros y en nuestra organización siempre existe la capacidad de hacer las cosas mejor.

Hoy hace un año que inicié este espacio en Internet. Si os soy sincero, pese a que me considero una persona muy constante y que intenta conseguir lo que se propone, no pensaba que fuera a aguantar tanto, ya que esta no era mi primera aventura de estas características y sabía lo complicado que resultaba mantener un blog.

Mis intenciones cuando lo inaguré era postear cuando se me apeteciera, no obstante, con el paso de las semanas, me planteé como objetivo intentar mantener el blog como mínimo un año posteando todos los días. Y prácticamente lo he conseguido, el blog ha cumplido su primer aniversario y he publicado un artículo casi todos los días.

¿Por qué me propuse ese reto? Principalmente porque quería conocer si realmente era tan difícil mantener un blog escribiendo un artículo al día durante un período de tiempo tan amplio, ya que soy lector de bastantes blogs que tienen un grado de actualización bastante alto y quería saber la complejidad y esfuerzo que exigía realizar esa tarea.

¿Es difícil? Mucho. Porque por un lado no se tiene siempre algo interesante que contar y por otro hay que sacar tiempo para escribir, ya que aunque hay artículos que salen más fáciles que otros, hay algunas ideas o pensamientos que resultan complicados de convertir a palabras.

Soy totalmente consciente de que no todos mis artículos tienen el mismo nivel, es decir, sé que tengo artículos buenos, regulares, malos y muy malos, pero en cualquier caso, hasta aquellos que tienen menos calidad los he intentado hacer de la mejor manera posible.

También sé que mi visión sobre algunos temas no será compartida por muchos de mis lectores, de hecho mi objetivo no era escribir a favor de una determinada corriente de pensamiento, sino hacer artículos que reflejasen mi opinión sobre ciertas materias, todas ellas debidamente reflexionadas y muchas de ellas basadas en mi día a día e intentar provocar en el lector también una reflexión, es decir, la clave no era que se estuviera de acuerdo o no con lo que yo comentase, sino que os aportase un punto de vista diferente, otro enfoque, que permitiera complementar al que ya tuviérais sobre un asunto y os hiciera pensar en él.

Yo no traigo recetas mágicas, no soy un genio, no tengo un cociente intelectual de 200, lo único que traigo es mi experiencia (corta todavía, lo sé) y mis conocimientos, tal vez no sea mucho equipaje, pero mi intención es compartir lo que me pasa, lo que ronda por mi cabeza y si eso, además, os ayuda en vuestro trabajo pues mejor que mejor, e insisto, ayudar no consiste sólo en dar una solución, sino en poner sobre la mesa más opciones que permitan perfilar un determinado enfoque.

Ya llevo un año con mi blog y mi propósito de publicar un artículo al día, prácticamente se ha cumplido, ¿cuál será el futuro de este blog? Mi intención es continuar con él, con un grado de actualización alto, pero no voy a asegurar que vaya a publicar un artículo todos los días. Como os he comentado, publicar con mucha frecuencia es complejo, además de requerir bastante tiempo. Aunque he intentado ir siempre por delante y tener muchos post preparados con antelación, he tenido que escribir muchas veces en horas intempestivas o incluso en momentos donde no se me apetecía.

Os agradezco a todos aquellos que leais mi blog frecuentemente o esporádicamente que hayáis dedicado vuestra atención en lo que escribía, este primer año, va por vosotros.

Twitter ha sido en mi opinión el gran fenómeno de Internet de los últimos dos años. Esta idea basada en un software simple y sencillo, ha acercado el mundo del blog (a través de la modalidad del microblogging) a todo el mundo, principalmente porque escribir una entrada en él es muy rápido, es un entorno mucho más informal que un blog convencional (lo que todavía hace más cómodo su uso, al no ser necesario esmerarse en aspectos gramaticales, ortográficos, etc…) y la interacción con otros usuarios también resulta más inmediata y directa. Twitter surgió en el momento adecuado, tal vez hace años no hubiera tenido aceptación o si hubiera salido más tarde lo mismo otras soluciones de prestaciones similares le hubieran arrebatado el espacio.

Ahora se rumorea con la salida a bolsa de Twitter, ¿es un buen negocio comprar acciones de Twitter?. Soy un absoluto ignorante del mundo de la bolsa, por lo que sería un atrevimiento recomendar o no la adquisición de títulos de esa empresa. No obstante, voy a comentar a continuación cuáles son a mi juicio los aspectos más positivos y más negativos que tiene Twitter como producto:

¿Qué aspectos positivos tiene Twitter? Sus contenidos y la inmediatez de los mismos, ahí está realmente el verdadero valor de Twitter, por lo que los usuarios de la herramienta son los verdaderos trabajadores de Twitter. Por eso esta herramienta tiene más valor conforme su número de usuarios se incrementa y con ello se incrementan también los contenidos. Es esa información en diferentes idiomas, procedente de todo el mundo la que ha convertido a Twitter en el pulso del mundo, tal es así, que hace poco se modificó la pregunta, pasando del ¿qué estás haciendo? al ¿qué está pasando?. Esta característica de Twitter hace que en la actualidad valga mucho dinero, esto no ha pasado desapercibido para dos gigantes como Google y Microsoft que han llegado a acuerdos con Twitter para devolver resultados basados en la información que se ha publicado en dicha solución.

¿Qué aspectos negativo tiene Twitter? Como tecnología es tan simple y sencilla que en mi opinión vale bastante poco, no se necesitan grandes conocimientos para crear otro Twitter, por tanto el principal inconveniente del producto es que su futuro no depende de la innovación que consiga (digamos que no es un aspecto crítico), sino de que no le abandonen sus usuarios. Esto evidentemente es un riesgo importante, ya que no paran de salir soluciones con funciones parecidas o que son complementarias a un servicio principal más generalista, por lo que en cualquier momento puede salirle a Twitter un competidor que poco a poco le reduzca cuota de mercado.

Que Twitter a día de hoy vale mucho dinero es indudable, que ha sabido evolucionar a la par de la evolución en el uso de la herramienta por parte de los usuarios también, que su número de usuarios es tan grande que le proporciona cierta estabilidad también lo es, pero no podemos tampoco obviar que es una herramienta sometida a la economía de la atención y que requerirá que su audiencia se mantenga para conservar precisamente esa capacidad de atención que tiene en la actualidad y que Internet es un universo en continua expansión donde no paran de aparecer nuevas e innovadoras soluciones que pueden empezar a amenazar en cualquier momento la posición que tiene Twitter en la actualidad.

¿Qué permite que se llegue antes a tu sitio web la calidad o los contactos?. Sin lugar a duda los contactos, después la falta de calidad de tu sitio web, blog, etc… puede hacer que no se consiga retener a la audiencia, pero la calidad tarda bastante más en hacer que tu web llegue a un colectivo amplio ya que aunque se genere atención la propagación de la misma hacia una audiencia mayor requiere de bastante tiempo (y esfuerzo).

De todo esto tiene mucha culpa Google y su PageRank que si bien tiene medio millón de variables no todas parecen pesar lo mismo y entre las que tiene más peso está el número de enlaces a un sitio web y que a su vez esos sitios que te enlazan tengan peso.

No quiero que se entienda como una crítica a Google, de alguna manera su algoritmo tiene que elegir los sitios web más relevantes y desde luego el éxito que ha tenido el buscador de Google no hace más que corroborar que no se han equivocado.

Pero no sólo Google tiene que ver, es decir, si tu sitio web es enlazado o referenciado en otros sitios web (además con tiempo de permanencia en la red y con sitios web con un PageRank bueno o aceptable) se generará de forma indirecta atención, eso sí, como comenté antes, los contactos solo sirven para que se llegue al sitio web, la permanencia es otra historia, requiere otros ingredientes, ya que la atención directa no se regala, se gana.

¿Esos otros ingredientes tienen que ver con la calidad? La calidad desde mi punto de vista es importante, pero para llegar a un colectivo amplio no es condición suficiente (e incluso necesaria) la calidad. Por ejemplo, yo puedo tener un sitio web que hable sobre un equipo de fútbol de segunda regional con una calidad exquisita, pero que no interese a nadie y sin embargo puedo tener otro que hable de prensa rosa en el que me limite a indicar titulares de lo que se comenta en la tele y tener éxito. Por tanto, que los contenidos puedan interesar resulta también un factor importante (un aspecto que quiero puntualizar es que en este artículo mis reflexiones están dirigidas en qué factores pueden influir en que se genere atención o no en un sitio web y que esa atención sea relevante para el colectivo de usuarios de la red (una visión generalista de los mismos) que hablen tu mismo idioma o tengan intereses o inquietudes similares a los tuyos, pero eso no quiere decir que no pueda ser igualmente válido un sitio web dirigido a un público muy concreto y que genere atención dentro de ese grupo).

Otro factor puede ser el marketing que se haga de tu sitio web (antes de alguna manera ya me referí a eso cuando hablé de los contactos), ya que si se habla bastante de él va a generar espectación e incluso en atención (aunque sea transitiva o se limite a una sección concreta del sitio web o a unos artículos concretos del blog). Internet nos proporciona medios (bastante económicos, en comparación con otros medios tradicionales) para dar a conocer nuestro sitio web y poder competir contra otros que tienen mejor posicionamiento en los buscadores.

También pesa mucho la competencia, cuanto más sitios web traten de lo mismo que tú, más obligará a intentar que tenga la mayor calidad posible y desarrollar contenidos de interés. Para generar atención, se tiene que llegar primero a tu sitio web, eso hace que en este caso los contactos y el PageRank puedan hacerte la vida más fácil.

Seguro que hay más factores, pero entiendo que estos cuatro son muy importantes: calidad, contenido de interés, marketing y competencia para generar y mantener la atención.

Últimamente está muy de moda lo de hacerse una marca personal o mejorarla (a través de la red) y yo lo veo bien. De hecho, ¿quién sabe?, lo mismo algún día salgo del armario, digo quién soy y dónde trabajo, me compro un dominio y me monto un blog con WordPress en un servidor, ya veré (algunos de los lectores de mi blog ya me conocen, porque ya eran amigos y/o compañeros antes de empezar con esto y más de uno que lo lea asiduamente (o me googlee) podrá hacerme un perfil y más o menos tenerme situado en un tipo de trabajo en un tipo de organización).

Lo de hacerse una marca personal es una forma de venderse a uno mismo aunque también, puede ser una forma de que no te compren, es decir, hacerte con una marca personal es una apuesta, aunque si uno sabe qué puede decir, qué no puede decir y qué debe decir (y publicar, ya que no todo tiene por qué ser texto y ya sabéis que una imagen vale más que mil palabras) en un blog (o en un conjunto si se tiene uno o varios personales y se colabora en otros), en Twitter o en cualquier red social no te asegura tener éxito, no te asegura ganar atención, pero por lo menos te puede evitar que tu marca tenga connotaciones negativas.

Como ya dije hace poco (reflexionando sobre un post de Borja Prieto), escribiendo un blog o participando asiduamente en las redes sociales no te hace rico, pero sí te puede hacer ganar dinero si te haces con una marca y te pones a dar conferencias por aquí y por allá, te contratan de consultor estratégico y/o para escribir columnas en prensa digital (o tradicional). Evidentemente eso no es sencillo y solo unos pocos (muy pocos) que llegan a hacerse con una marca sólida, bien relacionada, bien vendida y que han conseguido generar atención lo consiguen (esto requiere un gran esfuerzo (escribir mucho en el blog y leer y responder los comentarios, participar en otros blogs (aunque sea haciendo comentarios) y en otras redes sociales, asistir a múltiples eventos, si te haces lo suficientemente conocido colaborar con medios, etc…), gran preparación y, muy importante, una buena y extensísima red de contactos). Por tanto, el objetivo final de hacerse con una marca personal no debería ser este último (el de hacerte prácticamente un profesional de la divulgación en el campo profesional al que pertenezcas) o por lo menos no se debería considerar antes de haber alcanzado muchísimas metas intermedias. Es como si tras lanzar un producto tu empresa quisiera conseguir un segmento de mercado de la noche a la mañana, a veces se consigue, pero no es lo que suele pasar.

A todo lo anterior hay que sumar como dificultad para hacer que tu marca genere atención es la gran competencia que existe, lo cual se ha agravado con la moda de las marcas personales y lo sencillo que resulta conseguir los medios para dar a conocer dichas marcas (pero insisto, una cosa es que los medios sean sencillos y gratuitos y otra es que se consiga que tu marca tenga repercusión). Por tanto, en la actualidad una marca personal que se lance lo tiene más complicado que si esa marca se hubiera lanzado hace unos años (¿puede haber excepciones? Sí, pero las excepciones, son eso, excepciones) y lo tendrá más fácil que si se lo plantease dentro de unos años.

Un aspecto importante que quiero señalar es que dependiendo de los objetivos que se busquen con la marca personal generar una gran atención puede resultar algo secundario, lo mismo para conseguir los objetivos que pretendes con la marca es suficiente con que se llegue a una audiencia muy concreta (a un entorno más local o a un colectivo determinado). No obstante, en este artículo me he centrado en lo que sería genéricamente conseguir una marca personal en la red y que tenga repercusión suficiente para que ésta tenga el peso necesario para llegar al objetivo u objetivos que haya tras la consecución de dicha marca.

En mi opinión el primer objetivo (en muchísimos casos será más que suficiente) de conseguir una marca personal, debe ser dar a conocerte desde el punto de vista profesional y cuáles son tus ideas y experiencias. Una buena marca personal te hará que tengas más peso en el mercado y también la empresa que te contrate (o te paga en la actualidad), ya que la marca de una empresa también se encuentra influida por la marca individual de cada uno de sus empleados (evidentemente depende del tipo y tamaño de la empresa el peso que pueden tener las distintas marcas individuales). De hecho (y es mi opinión) las empresas deberían favorecer el desarrollo de las marcas individuales de los empleados que quieran hacerlo (no deja de ser otra apuesta, ya que el prestigio de los empleados, además de hacerlos más caros, les abre puertas en otros sitios, pero en cualquier caso la fuga del talento se puede producir siempre).

Hacerse con una marca personal, como indiqué antes, no es sencillo, ni siquiera ese primer objetivo de darte a conocer, ya que para eso necesitas ganar atención y la atención cuesta muchísimo conseguirla y retenerla.

Como todas las marcas, la personal también puede estar sujeta a críticas y estas además suelen crecer conforme se va ganando en popularidad, ya que es lógico que con audiencias mayores surjan en proporción un mayor número de personas que no estén de acuerdo con lo que comentas. Por tanto, en este juego hay que saber que críticas van a existir, una más constructivas otras menos y que hay que sabir convivir con ellas.