archivo

Archivo de la etiqueta: Blowhard Jamboree

Se basa en la adopción de técnicas, tecnologías, metodologías, etc… por el simple hecho de estar a la moda o haber sido el tema principal del último curso o conferencia a la que has asistido, sin realizar un análisis riguroso de las ventajas e inconvenientes que tiene la aplicación de las mismas.

Es muy parecido al patrón “Blowhard Jamboree“, con la diferencia de que este último está más orientado a seguir los criterios de una determinada persona o actor importante o de prestigio (al menos para el que lo sigue, mientras que “anunciado en televisióń” no está tan centrado en la persona que lo cuenta.

Estar al día en las tendencias tecnologícas, de ingeniería del software, etc…, resulta muy interesante ya que en muchas ocasiones ser un early adopter proporciona una ventaja competitiva interesante y en otras probablemente se pueda mejorar la forma en la que se está trabajando.

En el caso de conferencias, cursos, certificaciones, etc…, pasa exactamente lo mismo, si han sido interesantes seguro que has adquirido una serie de conocimientos que pueden ser muy provechosos.

El problema no es aprender, no es conocer nuevos contextos o enfoques, el problema es aplicarlos a ciegas.

Este antipatrón es reflejo del ego de una organización o del nuestro, negándonos a utilizar soluciones, metodologías, prácticas, herramientas, etc… procedentes de fuera por el simple hecho de que no se nos haya ocurrido a nosotros previamente.

Esto nos lleva a reinventar ruedas (intentar buscar una alternativa desde cero), reinventar ruedas cuadradas (crear una alternativa, inferior a otra ya existente) o bien a un rechazo al cambio.

Es el caso opuesto, por ejemplo a “Blowhard Jamboree” y es que generalmente a las soluciones le gustan más los tonos grises.

Debería estar, tal cual, incluido en la relación de antipatrones, de hecho tiene muchos aspectos en común con algunos como: “Cargo cult” o “Blowhard Jamboree“.

Algunas situaciones donde nos podemos encontrar con la gran ganga:

– Nos pondrán encima de la mesa ofertas muy económicas con recursos que probablemente sobrepasen las necesidades del proyecto y asegurando que el nivel de calidad final será excelente.

– Escucharemos a una persona con reconocido prestigio en el sector o mediática (que no es lo mismo) indicar las bondades de tal o cual solución que revolucionará la forma en que venimos haciendo las cosas, sin prácticamente esfuerzo y con unos beneficios sorprendentes.

– Nos cuentan que determinadas organizaciones de la competencia han aplicado cambios en sus procesos que les ha hecho más competitivas, todo ello también sin grandes esfuerzos y prácticamente de la noche a la mañana.

No digo que siempre que se produzca ese tipo de circunstancias no sea verdad, lo que sí quiero comentar es que muchas veces las cosas que parecen demasiado buenas como para ser ciertas generalmente son eso, demasiado buenas para ser ciertas.

Lo importante no es lo que te cuenten lo importante es analizar si lo que te cuentan es aplicable a tu ámbito de actuación, qué consecuencias tiene aplicarlo, qué riesgos y qué espero obtener con ello.

Blowhard Jamboree se podría traducir como el fanfarrón del Jamboree.

El término Jamboree se utiliza para denominar unos encuentros internacionales de scouts que se celebran periódicamente (su origen parece ser que proviene de una palabra zulú que significa reunión de todas las tribus).

Este antipatrón consiste en tomar como dogma determinadas conclusiones técnicas, metodológicas, de gestión, etc… que son proporcionadas por expertos en una determinada materia y aplicarlas a proyectos concretos sin hacer una mínima reflexión sobre su conveniencia o aplicabilidad en el mismo.

Muchas veces leemos algo, nos enseñan algo en un curso o en un congreso y parece que hemos alcanzado la iluminación. Es posible que aprendamos algo que sea de mucha utilidad pero siempre hay que ser prudente y antes de tomar determinadas decisiones o cambiar ciertos hábitos hay que analizar de manera adecuada si realmente nos encontramos en situación de aplicar nuestros nuevos conocimientos, hay que esperar a una oportunidad mejor o se escogen de los mismos aquellos aspectos que consideramos realmente de interés.