archivo

Archivo de la etiqueta: especialización

Hay una reflexión de Jerry Weinberg que es conveniente tener muy en cuenta: “Cuanto más adaptado te encuentres menos adaptable tenderás a ser”.

Esta cita se refiere a la especialización. Puedes ser el rey en un ecosistema concreto, pero como cambie, si no estás preparado, puede ser un desastre para tu organización, porque implicará cambios que deberán ser ejecutados en un tiempo razonable para los cuales no estarán preparadas ni las estructuras ni la mentalidad de la organización y de muchas de las personas, sobre todo los directivos, que forman parte de ella.

La especialización no es mala, no lo entendamos de ese modo, lo que sí es negativo es tener los ojos cerrados a posibles cambios en el contexto, a no tratar de adelantarse a ellos, a pensar que el mercado siempre va a ser el mismo, que la competencia no va a evolucionar lo suficiente y que nosotros siempre vamos a ser los mejores.

Es difícil hacerlo cuando las cosas vienen bien dadas, ¿para qué cambiar si todo va bien?. No se trata de cambiar por cambiar, se trata de hacerlo con cabeza, se trata de mirar alrededor y no solo dentro de uno mismo.

En el mundo actual todo se mueve a un ritmo vertiginoso, de cualquier sitio puede salir un nuevo competidor o una nueva tecnología que puede ser adquirida o desarrollada por tus competidores tradicionales, por ese motivo, no solo debes centrarte en desarrollar tu negocio, sino también estar alerta a riesgos que pueden poner en peligro a tu posición en el mercado.

Una empresa de desarrollo de software no puede ser la mejor en todo, ya que eso le implicaría contar con los mejores técnicos en cada área y además de contar con suficiente experiencia en proyectos de diferentes características con la tipología de clientes más variada.

Esto no lo consiguen ni siquiera las empresas grandes que pese a que tocan todos los palos hay áreas donde funcionan mejor que en otras: defensa, utilities, banca, administración pública, etc… y dentro de cada una de ellas servicios que hacen mejor: consultoría, desarrollo de software, técnica de sistemas, microinformática, etc… y son precisamente en esas áreas donde presentan sus mejores resultados, aunque muchas de ellas no renuncian a seguir progresando en otras donde no son tan fuertes, ¿por qué? pues porque uno de los problemas de la especialización es que la resistencia a los cambios es mucho menor, de manera que si la competencia te come mercado o el mercado se reduce, tienes más problemas para adaptarte y buscar soluciones alternativas.

Pero no todos son problemas, hay empresas de desarrollo de software (y en general de servicios informáticos) que les va muy bien con la especialización, sobre todo en sectores donde la competencia es menor (también lo suele ser el mercado) y ahí se han hecho muy fuertes, tanto que es muy complicado entrar.

Resulta lógico que no se pueda competir con especialistas en determinadas áreas, de hecho y me pongo yo como ejemplo, ya que no me siento preparado para dirigir proyectos tan críticos como puede ser el software de control de una central nuclear, de defensa, tráfico aéreo (entre otros), el motivo es que nunca he participado en ninguno y sería muy arriesgado, ya que aunque tenga experiencia en otra tipo de proyectos, no es lo mismo, tendría que formarme primero en los procedimientos para desarrollar este tipo de sistemas, entender el negocio e ir rodándome en proyectos de esas características. Todo se aprende, pero hay determinados tipos de tareas donde no es nada aconsejable hacer experimentos. Como se juegan muchas cosas en ese tipo de trabajos es normal que se acuda a especialistas, a empresas que tienen acreditada experiencia en el sector que ya se cuidarán de hacer el trabajo de la mejor manera posible.

¿Especialización o polivalencia? Las dos, ya que en ambas se puede ganar dinero y cada empresa es la que debe decidir qué rumbo tomar. Hay algunas que empezaron ofreciendo servicios generalistas y después conforme fueron consiguiendo determinados tipos de contratos y/o desarrollando determinado tipo de productos se fueron especializando, unas centrando la mayor parte de su fuerza productiva y comercial y otras compartiéndola con otras áreas de negocio u ofreciendo servicios informáticos de carácter general. Hay otras que nacieron a partir alrededor de un determinado producto y/o servicio y son especialistas en un sector concreto y no han tenido la necesidad de ofrecer otro tipo de servicios, otras sí que han ido diversificando su negocio, aunque se hayan centrado en su seña de identidad o en aquellas áreas donde son especialistas y pueden ser más competitivos.

Sucede a muchas empresas de desarrollo de software que, en ocasiones intentan abrir su negocio a áreas en las que no tienen experiencia y/o que no tienen personal cualificado, simplemente por el mero hecho de hacer negocio.

Hacer negocio es algo loable, pero si realmente te metes en algo que no conoces, debes sopesar lo que puede suponer tirarte a ese agujero negro. Otra cosa bien distinta es que busques socios que sí tienen experiencia en el negocio y te sirvan de base para adquirir esa base que te falta sin tener que arriesgar demasiado.

También si te metes en un negocio que no es el tuyo, debes sopesar varios factores, entre otros: duración estimada y beneficios. Esto es importante, ya que si tienes que contratar especialistas en ese área de negocio y el negocio no asegura una continuidad temporal, después te vas a tener que plantear qué hacer con esos especialistas en otras áreas diferentes, a las líneas de negocio principales de tu empresa. Hay perfiles más reutilizables que otros.

Las empresas muy grandes sí pueden permitirse el lujo de estas aventuras siempre y cuando el coste no sea muy alto y el beneficio a obtener sea interesante. Las grandes empresas son fagocitadoras de presupuesto (tienen mucha estructura) y por tanto necesitan facturar y facturar y eso les obliga en muchos casos a extender su ámbito de negocio o a buscar socios con los que repartirse el pastel. Las empresas pequeñas se lo tienen que pensar mucho más, ya que los pasos en falso, les puede causar mucho más daño.