archivo

Archivo de la etiqueta: fidelización

Si un proveedor entiende que en un proyecto es suficiente con hacer una entrega o una serie de entregas donde las funcionalidades que van a utilizar los usuarios a corto plazo tengan una cierta calidad, pero donde se descuidan otra serie de funcionalidades que tardarán más en ser probadas, está muy equivocado.

Tal vez sirva para cerrar el proyecto, pero el cliente, cuando se empiece a encontrar con un problema tras otro, se acordará muy mucho de quién ha realizado el trabajo.

Si la intención es fidelizar clientes, con lo complicado que es hoy en día conseguir eso, hay que entender el sistema que se desarrolla como una entidad en la que hay que cuidar la calidad en toda su extensión. Esto es compatible con hacer más énfasis en unos módulos que en otros, siempre y cuando en cada uno de ellos se supere un umbral mínimo de calidad exigible.

A veces buscar y conseguir un éxito cortoplacista supone encontrar un fracaso a largo plazo.

El escenario actual del negocio del desarrollo de software no es nada alentador:

1) Se ha reducido el número de contrataciones.
2) Las contrataciones (por regla general) van más ajustadas presupuestariamente.
3) Para ganar dichas contrataciones hay que hacer rebajas (importantes en algunos casos) sobre presupuestos de contratación ya de por sí no proporcionados con los trabajos a realizar.
4) En los años de bonanza económica, el número de empresas de desarrollo de software ha crecido y no solo eso, la mayoría de ellas han aumentado en estructura (es decir hay más empresas y encima más grandes). Contra todas ellas hay que pelear para conseguir negocio.

También es cierto que cuando se inicie la recuperación económica, las variables 1) y 2) llevarán también una tendencia ascendente y se pasará de una situación crítica como la actual a una situación con mejores espectativas.

Pero mientras eso sucede hay que sobrevivir (estoy seguro que incluso en situaciones de crisis como la actual hay empresas que siguen creciendo, aunque en la mayoría de los casos, la pendiente será mucho menos pronunciada) y adaptarse a las circunstancias.

¿Están todas las empresas igual de preparadas para sobrevivir a la crisis? Evidentemente no. Algunas variables que considero favorables para que una empresa sea menos vulnerable, son las siguientes:

1) Fidelización de clientes.
2) Alianzas fuertes con otras empresas del sector.
3) Compromiso de los gestores (en estas circunstancias los trabajadores deben sentirse apoyados por los niveles más altos de la organización y sentir y apreciar que están tomando medidas para reducir el impacto provocado por la reducción del volumen de negocio, como por ejemplo, congelación de sus sueldos y de sus gastos de gestión (no deben ser sólo los trabajadores de base lo que carguen con eso), realización de actividades comerciales, búsqueda de alianzas, preocupación por la situación de los empleados (en algunos casos habrá que prescindir de personal, en otros el número de horas semanales no oficiales se incrementará, etc…).
4) Control de costes y de la productividad. Hay que saber objetivamente dónde se producen los gastos de la empresa (hay que controlar gastos relacionados directa e indirectamente con la producción, así como el conjunto de costes de estructura), qué proyectos son rentables y cuáles un sumidero de dinero, es necesario conocer qué personal es productivo y cuál no (por un lado hay que recompensar (ascensos, incrementos salariales por encima de la media) al personal comprometido y productivo y también si no hubiera más remedio y hubiera que reducir plantilla, ésta debería empezar por los puestos menos necesarios y por el personal menos comprometido y productivo).
5) Compromiso de los trabajadores.
6) Costes de producción por debajo de la media del sector (buena metodología interna de desarrollo, buen framework, buen conjunto de componentes y soluciones reutilizables, buen conocimiento del negocio de los distintos clientes, buena gestión interna y con los clientes de los proyectos, buen nivel técnico de los programadores y analistas programadores, buen nivel de los analistas funcionales, capacidad de reducir costes desviando trabajo a centros nearshore u offshore propios o subcontratados (cuidando que la merma de la calidad de los productos no superen el máximo umbral admisible tanto por la empresa como por los clientes), etc…

La crisis no será eterna y las cosas poco a poco volverán a su cauce, pero es necesario entender que no se puede vivir y gestionar una empresa igual en un período de crisis que en un período de bonanza económica.

Un estudio de Nielsen Online afirma que el 60% de los usuarios que se dan de alta en Twitter no lo vuelven a utilizar el mes siguiente, a diferencia de otros servicios como Facebook o MySpace que tienen índices de retención del 70%.

A tenor de esos datos un Twitter-excéptico podría pensar: “ya decía yo que no le veía nada de interés a eso de Twitter”.

Pues sí, los datos, son los datos y ante ellos no discuto. Eso sí, conviene contextualizarlos. Es lógico, que Twitter cueste más enganchar que otros servicios, al fin y al cabo se trata simplemente de mensajes de texto de 140 caracteres, a los que como mucho puedes asociarle una url y por otro lado, servicios de las características de Facebook o MySpace (y otros muchos similares como Orkut o Tuenti) llevan más tiempo en el mercado: Facebook (2004), MySpace (2003), Orkut (enero de 2004), Tuenti (enero de 2006), por lo que tienen mucho más consolidado su concepto.

En mi opinión Twitter es un cañón y una plataforma de comunicación impresionante. La clave: su simplicidad y su inmediatez. Tanto para usuarios normales como para empresas y organizaciones resulta un servicio con grandes posibilidades. De hecho ya hay empresas como Dell que han conseguido buenos índices de facturación gracias a Twitter.

El índice de retención de Twitter crecerá conforme vaya aumentando su audiencia y se habiliten mecanismos de búsqueda más potentes que facilite encontrar personas, empresas e instituciones interesantes a las que seguir.

Mi recomendación para todos es que probéis Twitter y para todas las empresas mi recomendación es que creen su espacio en Twitter, la clave es estar cerca de los clientes o, al menos de personas que puedan estar interesadas en tus servicios. ¿Qué hay que dedicar tiempo para mantener este servicio?. En absoluto, la clave es que no necesita la formalidad de otros medios de comunicación.