archivo

Archivo de la etiqueta: I+D

La innovación depende mucho de la competencia, en una situación en la que exista ausencia a la misma, las organizaciones no se verán obligadas a innovar, más allá de la necesidad de ir sacanzado productos nuevos (que no necesariamente innovadores) para tentar a los propietarios de versiones anteriores a que los adquieran. Por ese motivo siempre veréis en mis artículos que independientemente de mis preferencias por un producto o por una determinada solución, no tengo inconveniente en desear que a sus competidores le vayan bien, porque al final en esta competencia, ganaremos todos. Como es lógico esta es la visión de un usuario, los propietarios o accionistas de empresas posiblemente tendrán una visión distinta.

Por todo eso, un portazo a la innovación es la falta de competencia, ya sea por la ausencia de competidores o por acuerdos de exclusividad.

La innovación en muchas organizaciones es un gasto secundario, es decir, si les va bien o si les sobra algo de dinero, se puede tomar la decisión de destinarlos a I+D. El portazo en este caso es pensar que la inversión en I+D no es algo productivo y que se aleja de los problemas de subsistencia del día a día de la empresa (o lo que es lo mismo, creer en lo tangible que es el dinero y no creer en lo que podría ser, la inversión en innovación). Cierto es que invertir en I+D no tiene porque garantizar resultados, es decir, existe un riesgo de que la inversión no sea rentable, pero también es cierto que es el I+D lo que puede marcar en un momento dado la diferencia en el mercado a nivel de producto (después entrarán en juego otros factores para que éste tenga éxito o no) o con la competencia a nivel de producción.

Como comenté en el párrafo anterior, la innovación necesariamente requiere de una inversión, es decir, se tendrá personal y equipos dedicados exclusivamente o en parte a mejorar productos, mejorar el proceso de producción, obtener nuevas soluciones, etc… y todo eso vale dinero. Por tanto, para poder innovar, se requiere tener capacidad económica para hacerlo y ésta se obtiene o bien del mismo proceso innovador o del negocio de la compañía (hasta que los resultados del departamento de I+D sufraguen sus gastos). El negocio al final se reduce a la fórmula de ingresos-gastos y por tanto para que haya dinero se puede conseguir aumentando los ingresos y/o reduciendo los gastos. Donde me gustaría incidir es en los gastos, ya que estos, en mi opinión, originan otro portazo a la innovación, estos gastos pueden ser indirectos, como la falta de productividad o directos (pagos de impuestos, suministros, servicios, etc…), por tanto es necesario optimizar los mismos (sobre esto quiero aclarar que los costes de personal, sólo deberían ser un problema cuando no están acordes a la productividad y sus resultados y que la optimización, por ejemplo, la fiscal, la entiendo siempre y cuando ésta revierta sobre la organización y se mantenga dentro de unos niveles éticos). Cierto es que algunos de vosotros pensará, ¿y por qué no incides en los ingresos?, pues porque aunque es otra variable de la fórmula y por tanto también se debe tener en cuenta, desde mi punto de vista el equilibrio se consigue a través de un entorno productivo donde los costes estén controlados y sean racionales.

Por tanto, el proceso innovador no es algo sencillo o casual, requiere un entorno de competencia, que se crea firmemente en él y que se dispongan de medios para llevarlos a cabo.

Si la ejecutas a tiempo.

Si piensas, ya lo haré. Si piensas, no tenemos recursos para llevarla a cabo, vendrá mañana un competidor que también la tendrá y se llevará todo el negocio que podrías haber conseguido tú.

Tanto valen las ideas que incluso hay organizaciones en las que se convocan concursos entre sus empleados.

Los departamentos (y la filosofía) de I+D son esenciales para empresas tecnológicas, tanto para ejecutar ideas, como para mejorar la infraestructura de desarrollo. Estos departamentos son los que pueden marcar la diferencia con los competidores.

1) Ejecutar ideas: Las ideas en un papel no valen nada. Las ideas solo valen cuando compilan.
2) Mejora de la infraestructura de desarrollo: Es algo que estoy repitiendo muchísimo en mi blog. El framework debe ir mejorándose periódicamente y la construcción de componentes reutilizables (prefabricados) un objetivo.

Un Departamento de I+D, sirve para esas y para muchas más.