archivo

Archivo de la etiqueta: Linus Torvalds

Los sistemas con muchas restricciones son una fuente continua de problemas sobre todo en aquellos casos donde los procesos están llenos de excepciones dando lugar a aplicaciones excesivamente rígidas e incómodas de utilizar que afectan a la experiencia y productividad del usuario y que al final provocan en términos de calidad del dato el efecto contrario al que se pretende.

Por muchas restricciones que se pongan, la calidad del dato dependerá en última instancia del usuario, por ese motivo es exigible a los mismos un nivel de responsabilidad en el uso de los sistemas.

Sobre esto, hay una cita de Linus Torvalds que me parece muy apropiada para describir esta problemática: “Si piensas que tus usuarios son idiotas, solo los idiotas lo utilizarán”.

Linus Torvalds dijo (traducción libre): “con un número suficientemente de observadores, todos los errores se convierten en obvios”, es una cita simple, pero con mucho contenido:

– Es considerada por muchos como la explicación más sencilla de por qué los productos basados en software libre evolucionan más deprisa que los basados en software propietario, ya que tanto sus funcionalidades como su código se expone al exterior, a la vista de una audiencia potencialmente enorme que detecta errores y mejoras y proporciona ese feedback necesario a los desarrolladores para continuar con la evolución del producto.

No es el único motivo por el cual el software propietario tiene ciclos de revisión más amplios (su carácter comercial (necesidad de amortizar versiones anteriores, hacer llegar a los clientes las nuevas versiones, necesidad de garantizar un determinado nivel de calidad, etc…) es a mi juicio el principal motivo, aunque la propia “informalidad” del software libre es también una causa importante.

Cuando hablo de “informalidad” no hablo de falta de calidad (es decir, no tiene un sentido peyorativo), sino de no requerir (en la mayoría de los casos) unos circuitos tan burocráticos para sacar a la calle el producto, de hecho cuanto antes llegue (aunque sea vestido de versión alfa, beta, release candidate o incluso de versión estable) antes se detectarán errores, se recogerán mejorar y se desarrollará la siguiente versión del mismo.

– Este principio también resulta válido para el software que se desarrolla para determinados departamentos de una organización. Partiendo de la base de que el desarrollo del software perfecto no existe tanto a nivel de calidad documental, de código o funcional siempre llegarán errores a producción. Cuanto mayor sea el número de usuarios mayores quebraderos de cabeza proporcionará el software de manera que un software mejor acabado pero con una audiencia elevada puede dar más problemas que un software mal rematado pero con un menor número de usuarios. Por este motivo por cuantas más manos pase el software antes de ponerse en producción mejor llegará (se seguirán colando incidencias, pero serán menos).

Linus Torvalds utilizó esa frase en el año 2000, en la lista de correo de Linux Kernel, como respuesta a alguien que daba como posible e incluso sencilla una determinada funcionalidad. Me parece genial, se parece mucho a una frase que me decía mi padre cuando le decía que quería una consola o cualquier capricho por el estilo: “dame dinero y no me des consejos”.

Como hablar es barato no hay mejor herramienta para intentar vender que esa. Supongo que habrá algún caso de grandes comerciales que no tengan grandes dotes oratorias, pero desde luego que si se sabe utilizar adecuadamente, junto con otras cualidades, se tendrá mucho camino ganado.

Por tanto, casi todos (o todos) estaremos de acuerdo que sólo con hablar y con PowerPoints se pueden llegar a hacer grandes ventas, seguro que todos conocemos casos de éxito de esas características y también es seguro que tanto en el presente como en el futuro un gran número de negocios se cerrarán de esa manera.

No obstante, si antes de cerrar el trato se pide que se haga una demostración real sobre lo que se quiere vender (mejor un piloto sobre un aspecto concreto que algo preparado a medida por la empresa que quiere vender el producto o el servicio), de lo que se ha hablado o se ha enseñado en cartón piedra, muy probablemente bastante de estos negocios no se habrían producido o no se producirían.

Si además de lo anterior, se entra todavía a más bajo nivel, como la arquitectura de la aplicación o se entra a analizar el código, pues todavía se reducirían más las probabilidades de esas ventas.

Estoy seguro que si antes de comprar un producto o contratar un servicio, utilizásemos la cita de Linus (edulcorada o sin edulcorar) nos equivocaríamos muchísimo menos.