archivo

Archivo de la etiqueta: Mac

Ordenador personal, ordenador personal con interfaz gráfica de usuario y revolución en el campo de la animación por ordenador. Tres grandes hitos a las espaldas de Steve Jobs, en los casi cuarenta y dos años con los que volvió a Apple.

Muchas cicatrices, interminables horas de trabajo.

Y seguía con hambre.

Volvió a Apple y tomó decisiones esenciales que permitieron sobrevivir a una empresa que estaba en profunda decadencia y con un futuro más que incierto.

Jobs seguía sintiendo a Apple como suya, como algo inseparable de él y así fue hasta el final. De hecho ese fue otro de sus grandes secretos, su identificación con una marca, a la que asoció a su causa, la continua innovación proporcionando nuevos productos a la sociedad que a su vez fomentaron a la competencia a ser cada vez mejor.

Tuve que hacer un importante recorte de gastos que tuvo como eje, la reducción del portfolio de productos a solo cuatro, un ordenador de sobremesa y un portátil dirigidos por un lado al ámbito doméstico y por otro al ámbito empresarial.

Se focalizan los esfuerzos en menos productos pero con el objetivo de centrar en ellos toda su atención. En este caso, menos es más, menos productos más calidad y más innovación.

Se rodeó de un equipo de confianza, esperaba una larga travesía en el desierto y para ello necesita contar con personas que compartieran sus decisiones. Eso lo llevó tanto al ámbito del Consejo de Administración como en los principales responsables de área.

Llevar la calidad a su máxima expresión, introduciendo el diseño como parte del propio producto y no solo como su envoltorio e innovar para sacar productos que no tengan competencia.

Para ello confió en una figura que en esta etapa sería relevante tanto para Jobs como para Apple. Jony Ive al frente del diseño industrial trabajando codo a codo con Jobs, desarrollaron diseños innovadores y transgresores para los productos, que si bien trajeron de cabeza a los ingenieros de Apple, proporcionaron una experiencia de usuario, en muchos casos incomparable al de otros productos similares.

Se intentó recuperar su imagen de marca, esa imagen que hacía que contase todavía con infinidad de incondicionales dado que debería pasar todavía bastante tiempo para enderezar el rumbo (cuesta mucho trabajo dar la vuelta a una deriva negativa), era necesario que esa masa de fieles se sintieran identificados con la causa y confiasen en que más pronto que tarde se recuperaría el espíritu que se estaba perdiendo.

Para ello puso en marcha la campaña Think Different, que trataba de expresar los valores de la compañía y de sus seguidores.

Jobs fue un revolucionario en la aplicación de las técnicas de marketing, ya lo hizo con el famoso anuncio de presentación del Mac en la Super Bowl y llevó esa práctica a lo largo de toda su carrera, si bien fue en su segunda etapa en Apple donde la explotó al máximo, no solo en los anuncios, sino en las propias presentaciones de los productos tanto en los meses previos a la misma como en su puesta en escena.

Cuando Jobs dejó Apple en 1985, ya había participado en dos hitos muy importantes:

– La puesta en marcha del Apple II. Para muchos el primer ordenador personal tal cual hoy lo concebimos. Aunque hay muchos expertos que no están de acuerdo con esa afirmación, si que es innegable que su aparición fue fundamental para la extensión de la informática personal y fue clave para que IBM pusiera los ojos en este negocio.

– La puesta en marcha del Mac. Realmente este fue el primer proyecto que Jobs consideró como suyo, porque aunque su papel en el Apple II fue muy importante sentía que en su ADN estaban los cromosomas de Steve Wozniak.

El Mac llevó al gran público las investigaciones iniciadas en el Xerox Parc y en las que Jobs tuvo el mérito de vislumbrar que tras ellas se encontraba lo que necesitaban los ordenadores para universalizarse, una interfaz de usuario que permitiera que el gran público accediera a ellos ya que no sería necesario operar con el ordenador a través de línea de comandos. E hizo lo más difícil, convertir su visión en algo real.

Con solo 30 años, ya había conseguido más de los que grandes genios en el mundo del hardware y del software han conseguido jamás. Es cierto que era otra época en la que había todavía mucho terreno fértil por descubrir, pero también es cierto de que no se partían de referencias, lo que hacía que se pudiera considerar a mucha gente de esa época, no solo ingenieros, sino también inventores.

Con solo 30 años era multimillonario, podría haberse retirado o llevar una vida cómoda como consejero o inversor, sin embargo no se dio por satisfecho, quería seguir innovando, quería seguir inventando, quería seguir mejorando el mundo.

Estoy seguro que ese deseo tenía una fuente de motivación importante, como eran sus ganas de demostrar a los que propiciaron su marcha de Apple que él iba a sobrevivirles. Y lo hizo, y volvió para salvar a Apple en 1997 y para seguir haciendo del mundo un lugar mejor (hay muchas formas de ayudar a eso, la tecnología ocupa un lugar importante).

No obstante, esos doce años, no fueron nada fáciles.

Pero, ¿quién fue Steve Jobs?, ¿un extraordinario hombre de negocios?, ¿un visionario del mundo de la tecnología?, ¿un artista?, ¿un líder?.

Era todo eso, pero sobre todo fue una persona que tuvo lo que hay que tener para ir tras sus sueños una vez que encontró su lugar en el mundo.

Para mi eso resulta absolutamente inspirador, nunca se dio por vencido. Su triunfo fue mantenerse fiel a sus principios bajo un contexto modelado por las distintas cicatrices que le dejó la vida, el mundo de los negocios y él mismo.

No pretendo idealizar a Jobs. Fue un ser humano con muchísimas cualidades y con muchísimos defectos.

De hecho fue su propia víctima cuando se marchó de Apple en 1985.

Consiguió sacar el Mac adelante, el primer ordenador personal con interfaz gráfica de usuario orientada a la metáfora de escritorio pero lo hizo dejando muchos cadáveres por el camino, algunos ejemplos:

– El ordenador Lisa, proyecto en el que participó antes de trabajar en el Mac y que tenía un enfoque parecido a él pero con una orientación más hacia el mundo empresarial. Salió antes que el Mac y no le favoreció nada que Jobs dejase caer que el Mac iba a ser una alternativa a Lisa pero con un precio notablemente inferior.

– Steve Wozniak se cansó de que la serie de ordenadores Apple II tuvieran un tratamiento muy en segundo plano, cuando realmente eran el motor de Apple, propiciaron el arranque de la compañía y evitaron su bancarrota tras los fracasos del Apple III (en el la participación de Jobs en el proyecto no fue nada afortunada), del Lisa y del primer Mac.

– Jef Raskin, fue el que creó el grupo de trabajo del Macintosh (e incluso le dio el nombre). Su idea era crear un ordenador de bajo precio accesible a todo el mundo en el que además se cuidase la interacción hombre-máquina con el objeto de universalizar el uso del mismo. Cuando Jobs entró a trabajar en el proyecto fue relegando a Raskin cada vez más a un segundo plano, hasta que éste decidió marcharse de Apple. Es cierto que el Mac tal y como se concibió no hubiera sido posible sin Jobs ya que la orientación en cuanto a diseño y funciones que pretendía Raskin, al menos, en principio, era diferente.

– El propio Mac. Diversas decisiones como la capacidad de la memoria, no disponer de disco duro o de sistema de refrigeración provocó que la primera generación de los mismos no alcanzase las expectativas de venta. Es cierto que Jobs sembró la semilla y que después con las modificaciones oportunas terminó germinando y el tiempo no tardó mucho en darle la razón de que la informática de uso personal iba en ese camino.

Cuando las cifras de venta del Mac no estaban a la altura de lo esperado, muchos de los cadáveres que fue dejando en Apple y que no habían abandonado la compañía dieron la espalda a Jobs y apoyaron a John Sculley CEO de Apple que fue contratado por él mismo dos años antes, cuando éste fue restando relegando a un papel secundario a Jobs (algo parecido a lo que hizo Jobs con Raskin) hasta que éste decidió marcharse.

Se dice (lo he leído en la biografía oficial de Steve Jobs y en el libro “Las cuatro vidas de Steve Jobs” de Daniel Ichbiah) que el equipo que desarrollaba el Mac tenía picos prolongados de trabajo de 90 horas semanales.

Hace poco le comenté este detalle a un amigo y coincidía conmigo en que para poder tener ese compromiso con un proyecto se necesita algo más que buenas palabras de un líder o de un gestor y mucho más que un sueldo aceptable a fin de mes, ya que estamos hablando de dedicar durante meses todo lo que es tu vida (casi trece horas diarias de trabajo, siete días a la semana) a un objetivo concreto. Todo eso, además, en un mercado laboral como el americano en unos años como eran los principios de los ochenta donde los ingenieros, desarrolladores y técnicos tenían una infinidad de posibilidades profesionales.

Jobs iba más allá de las buenas palabras, había creado en su equipo una visión: “vamos a hacer algo que va a cambiar el mundo” y pese a que trabajar con él resultaba tremendamente complicado, el compromiso que tenía con el proyecto y con su equipo era algo que se encontraba fuera de toda duda. Su mensaje era coherente con su actitud y eso le llevó poco a poco a desgastar su relación con prácticamente toda la empresa que estaba fuera del proyecto del Mac, algo que además utilizaba como elemento motivador para su equipo.

Jobs había conseguido que su equipo creyera en lo que hacía hasta unos extremos donde el personal estaba tan tremendamente motivado que hacía ese tipo de sacrificios por el proyecto y por sus compañeros.

¿Cuál era la recompensa? En primer lugar participar en un proyecto que iba a revolucionar la industria de la informática (ordenadores personales con metáfora de escritorio que acercarían este tipo de equipamientos a un mayor número de personas) y en segundo lugar sabían que Jobs les agradecería muchísimo todo lo que habían dado en el proyecto (recompensa económica), además de que iban a obtener un reconocimiento en la industria que les tendría abiertas las puertas en un futuro en prácticamente todas las compañías del sector.

Jobs formó un equipo solidario, competitivo, que tenía hambre, que tenía motivación y que creía en lo que hacía.

En los proyectos en los que trabajamos nos centramos en ejecutar un producto sin analizar el beneficio potencial que puede tener para el cliente (ya sea a través de un producto que vendemos directamente en el mercado o que desarrollamos por petición de un tercero), es decir, ¿qué le supone al cliente tener cubiertas sus expectativas?, ¿qué le supone mejorar un proceso?.

Los que nos dedicamos a esto, aunque lo hagamos en una escala que no tiene el nivel épico del desarrollo del Mac, en el fondo sentimos la necesidad de que lo que hacemos sirva para algo, sirva para mejorar el funcionamiento de un departamento, de una organización, de la sociedad o haga feliz a alguien.

Esto es algo que la mayoría tiene latente y sinceramente, a quien no le importe, creo que se ha equivocado de profesión. Como es algo que está ahí, el líder tiene que hacerlo salir fuera teniendo en cuenta que eso no es suficiente para tener encendida la mecha de la motivación de manera indefinida.

¿Por qué no es suficiente? Pues porque el equipo quiere que la contraprestación por su esfuerzo sea justa y quiera además, que el gestor o el líder sea consecuente con su discurso.

Este es el sexto artículo que publico con la evolución en el uso de navegadores y sistemas operativos en dos sitios web españoles dirigidos al público general, que tienen un importante número de visitas como para que los resultados obtenidos con las métricas de Google Analytics sean lo suficientemente representativos.

El primer artículo fue publicado el 12 de enero de 2009 y contiene los datos entre el 30/06/2008 y el 31/12/2008. El segundo artículo fue publicado el 22 de julio de 2009 y contiene los datos entre el 01/01/2009 y el 30/06/2009. El tercer artículo fue publicado el 26 de enero de 2010 y contiene los datos entre el 30/06/2009 y el 31/12/2009. El cuarto artículo fue publicado el 31 de julio de 2010 y contiene los datos entre el 01/01/2010 y el 30/06/2010. El quinto artículo fue publicado el 11 de enero de 2011 y contiene los datos entre el 30/06/2010 y el 31/12/2010.

En este artículo, se muestran los resultados recogidos entre el 01/01/2011 y el 30/06/2011 y se comparan con los resultados informados en los cinco artículos anteriores (aparecen entre paréntesis, en orden cronológico de más reciente a menos reciente).

Como conclusiones más significativas, señalar las siguientes:

1) La trayectoria descendente en el uso de Internet Explorer es continua y se sitúa en los seis puntos al semestre. En niveles anuales teniendo en cuenta la trayectoria de períodos precedentes la caída se sitúa entre los diez y los doce puntos. Es muy probable que en las próximas estadísticas que publique Internet Explorer pierda la mayoría absoluta en el uso de los navegadores. En el artículo anterior de hace seis meses, situaba ese momento, en año o año y medio, por lo que las previsiones que marcan la evolución de las estadísticas tienen toda la pinta de cumplirse.

2) La pérdida de cuota de Internet Explorer ha sido provocada sobre todo por el auge de Chrome con un crecimiento semestral entre cuatro y cinco puntos y el aumento en el uso de Safari, con un crecimiento semestral entre un 0’5 y 1 punto. Tanto Firefox como Opera no descienden en porcentaje de uso, pero se encuentra estancado su crecimiento en el último año o año y medio.

3) En cuanto a los sistemas operativos, Windows es el claro dominador y aunque el descenso de este semestre se ha situado entre los 1’2 y 2 puntos (superando la tendencia existente hasta la fecha de disminución entre 0’5 y 1 punto al semestre), sigue siendo una anécdota por la diferencia existente con respeto al resto de navegadores. Mac y los sistemas operativos para terminales móviles no paran de crecer (sobre todo estos últimos que en términos porcentuales constituyen entre el 1’2 y el 2% del total de acceso a los sitios web, lo cual resulta significativo teniendo en cuenta que ambas web no están orientadas para ser accedidas por este tipo de dispositivos). Los sistemas operativos de la familia Linux aunque no terminan de romper con su estancamiento sí que han obtenido en este semestre unos mejores resultados que en los precedentes y habrá que comprobar si en los siguientes se inicia una nueva etapa de crecimiento.

Sitio web 1:

Navegadores.

– Internet Explorer: 57’73% (63’53%) (69’38%) (73’83%) (77′27%) (81′81%)
– Firefox: 25’05% (24’37%) (23’04%) (21’06%) (19′40%) (16′16%)
– Chrome: 13’13% (8’87%) (5’13%) (2’93%) (1′50%) (0′48%)
– Safari: 3’20% (2’54%) (1’79%) (1,45%) (1′13%) (0′87%)
– Opera: 0’39% (0’38%) (0’35%) (0’44%) (0′44%) (0′41%)

Sistema Operativo.

– Windows: 93’65% (94’89%) (95’84%) (96’57%) (96′94%) (97′52%)
– Macintosh: 2’98% (2’55%) (2’12%) (1’83%) (1′65%) (1′37%)
– Linux: 1’95% (1’66%) (1’65%) (1’29%) (1′22%) (1′02%)
– iPhone: 0’52% (0’38%) (0’19%)
– Android: 0’27% (0’09%) (0’03%)
– iPad: 0’26% (0’11%)
– Symbian OS: 0’13% (0’11%) (0’06%)
– BlackBerry OS: 0’07% (0’05%)

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 57’73% (63’53%) (69’38%) (73’83%) (77′27%) (81′80%)
– Firefox + Windows: (22’47%) (22’14%) (20’87%) (19’19%) (17′61%) (14′69%)
– Chrome + Windows: 12’74% (8’57%) (4’99%) (2’91%) (1′50%)
– Safari + Macintosh: 1’91% (1’58%) (1’27%) (1’07%) (0′92%) (0′72%)
– Firefox + Linux: 1’73% (1’44%) (1’40%) (1’12%) (1′06%) (0′84%)
– Firefox + Macintosh: 0’84% (0’79%)
– Safari + iPhone: 0’48% (0’35%)
– Opera + Windows: 0’35% (0’34%)
– Safari + Windows: 0’26% (0’26%)
– Safari + iPad: 0’25%
– Chrome + Macintosh: 0’21%
– Chrome + Linux: 0’17% (0’17%)

Sitio web 2:

Navegadores.

– Internet Explorer: 52’21% (58%) (62’19%) (69’06%) (72′08%) (74′71%)
– Firefox: 27’22% (27’3%) (27’69%) (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Chrome: 14’37% (10’07%) (6’15%) (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Safari: 4’93% (3’66%) (2’85%) (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Opera: 0’59% (0’51%) (0’69%) (0’67%) (0′54%) (0′43%)

Sistema Operativo.

– Windows: 90’98% (92’97%) (93’57%) (94’93%) (95′58%) (96′3%)
– Macintosh: 4’20% (3’46%) (3’34%) (2’91%) (2′46%) (2′19%)
– Linux: 2’29% (2’12%) (2’50%) (1’68%) (1′66%) (1′34%)
– iPhone: 0’86% (0’59%) (0’28%)
– Android: 0’50% (0’18%) (0’05%)
– iPad: 0’48% (0’24%)
– Symbian OS: 0’21% (0’17%) (0’11%)
– BlackBerry OS: 0’09% (0’06%)

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: (52’20%) (58%) (62’19%) (69’06%) (72′07%) (74′7%)
– Firefox + Windows: 23’89% (24’41%) (24’39%) (21’62%) (21′12%) (20′24%)
– Chrome + Windows: 13’82% (9’68%) (5’93%) (3’4%) (1′69%)
– Safari + Macintosh: 2’75% (2’18%) (2’05%) (1’73%) (1′43%) (1′22%)
– Firefox + Linux: 2’16% (1’79%) (2’14%) (1’47%) (1′55%) (1′23%)
– Firefox + Macintosh: 1’15% (1’09%)
– Safari + iPhone: 0’79% (0’53%)
– Opera + Windows: 0’54% (0’47%)
– Safari + iPad: 0’46%
– Safari + Windows: 0’41% (0’35%)
– Chrome + Macintosh: 0’29%
– Chrome + Linux: 0’27% (0’22%)

Este es el cuarto artículo que publico con la evolución en el uso de navegadores y sistemas operativos en dos sitios web españoles dirigidos al público general, que tienen un importante número de visitas como para que los resultados obtenidos con las métricas de Google Analytics sean lo suficientemente representativos.

El primer artículo fue publicado el 12 de enero de 2009 y contiene los datos entre el 30/06/2008 y el 31/12/2008. El segundo artículo fue publicado el 22 de julio de 2009 y contiene los datos entre el 01/01/2009 y el 30/06/2009. El tercer artículo fue publicado el 26 de enero de 2010 y contiene los datos entre el 30/06/2009 y el 31/12/2009.

En este artículo, se muestran los resultados recogidos entre el 01/01/2010 y el 30/06/2010 y se comparan con los resultados informados en los tres artículos anteriores (aparecen entre paréntesis, en orden cronológico de más reciente a menos reciente).

Como conclusiones más significativas, señalar las siguientes:

1) La trayectoria descendente en el uso de Internet Explorer es continua y se situa entre los cuatro y siete puntos al semestre (si hacemos media de los resultados obtenidos a lo largo de estas mediciones, la caída se situa en los cuatro puntos al semestre o lo que es lo mismo 8 puntos al año). Todavía domina por mayoría absoluta, pero de continuar la caída tal y como ahora y de seguir el auge de los otros navegadores (nada hace presagiar que se inviertan los términos) será cuestión de año y medio o dos años que pierda la mayoría absoluta. No obstante, se requerirá mucho más tiempo para que otro navegador le quite el trono.
2) La pérdida de cuota de Internet Explorer se la han repartido principalmente Firefox y Chrome (este último ya ha dejado de ser una anécdota). También es importante señalar que sigue el estancamiento de Opera, con un uso prácticamente testimonial y que la subida de Safari es coherente con el incremento de uso de los dispositivos de la familia Mac.
3) En cuanto a los sistemas operativos, el dominio de los sistemas operativos de la familia Windows sigue resultando abrumador. Es cierto que cada semestre pierde algo de cuota (aproximadamente un punto), pero es muy poco en relación a la que ya tienen. Casi todo lo que pierde Windows, en esta ocasión se lo han repartido a partes casi iguales Mac y Linux.

Sitio web 1:

Navegadores.

– Internet Explorer: 69’38% (73’83%) (77′27%) (81′81%)
– Firefox: 23’04% (21’06%) (19′40%) (16′16%)
– Chrome: 5’13% (2’93%) (1′50%) (0′48%)
– Safari: 1’79% (1,45%) (1′13%) (0′87%)
– Opera: 0’35% (0’44%) (0′44%) (0′41%)

Sistema Operativo.

– Windows: 95’84% (96’57%) (96′94%) (97′52%)
– Macintosh: 2’12% (1’83%) (1′65%) (1′37%)
– Linux: 1’65% (1’29%) (1′22%) (1′02%)
– iPhone: 0’19%
– SymbianOS: 0’06%
– Android: 0’03%

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 69’38% (73’83%) (77′27%) (81′80%)
– Firefox + Windows: 20’87% (19’19%) (17′61%) (14′69%)
– Chrome + Windows: 4’99% (2’91%) (1′50%)
– Firefox + Linux: 1’40% (1’12%) (1′06%) (0′84%)
– Safari + Macintosh: 1’27% (1’07%) (0′92%) (0′72%)

Sitio web 2:

Navegadores.

– Internet Explorer: 62’19% (69’06%) (72′08%) (74′71%)
– Firefox: 27’69% (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Chrome: 6’15% (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Safari: 2’85% (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Opera: 0’69% (0’67%) (0′54%) (0′43%)

Sistema Operativo.

– Windows: 93’57% (94’93%) (95′58%) (96′3%)
– Macintosh: 3’34% (2’91%) (2′46%) (2′19%)
– Linux: 2’50% (1’68%) (1′66%) (1′34%)
– iPhone: 0’28%
– SymbianOS: 0’11%
– Android: 0’05%

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 62’19% (69’06%) (72′07%) (74′7%)
– Firefox + Windows: 24’39% (21’62%) (21′12%) (20′24%)
– Chrome + Windows: 5’93% (3’4%) (1′69%)
– Firefox + Linux: 2’14% (1’47%) (1′55%) (1′23%)
– Safari + Macintosh: 2’05% (1’73%) (1′43%) (1′22%)

Independientemente de que piense que el futuro debería estar teñido de pingüinos, desde siempre he considerado que el acoso y derribo contra Microsoft ha sido desproporcionado. Para empezar guste o no los fundadores de Microsoft tuvieron mucho que ver (evidentemente, junto a otros muchos) en el auge de la microinformática y han realizado buenos sistemas operativos (Windows XP me parece un gran sistema operativo), independientemente de que últimamente no estén acertando en sus soluciones.

En todo esta lucha por el software libre y por los sistemas abiertos se está olvidando a importantes gigantes que mantienen sus principales productos bajo licencias propietarias y que están saliendo de rositas de todo este asunto y a los que le viene muy bien que la atención esté centrada en Microsoft.

¿Qué pasa con Apple?, ¿qué pasa con Google?, ¿qué pasa con Oracle?, ¿nadie dice nada?, ¿es cuestión de libertad (de eso trata el software libre), de principios o de ser guay (utilizar un Mac)? Son solo unos ejemplos, pero hay más, ya que muchos servicios que están en la nube, también están basados en soluciones de código propietario (la mayoría de nuestras redes sociales favoritas).

Si se critica a Microsoft que sea por la calidad de sus productos (muy mejorable, a mi juicio, en los últimos años), pero si se critica por tener una política de código cerrado, que no se olvide de otros, que ya son tan grandes como el gigante de Redmond (o pretenden serlo).