archivo

Archivo de la etiqueta: mediocridad

La tiranía de la mediocridad y como consecuencia el abaratamiento del precio/hora es una situación insostenible para nuestro negocio.

Tal vez hoy, tirando los precios, se consigan jugosos contratos, pero esto es hambre hoy y todavía más hambre mañana.

Cuando el precio/hora está a costo del empleado o incluso por debajo y esa es la dinámica general (es decir, no me refiero a aquellos casos donde se decida apostar por un cliente aún a sabiendas de que se va a perder dinero), las soluciones para intentar obtener beneficios pasan por las siguientes alternativas (cumpliéndose una, varias o todas):

– Situar a perfiles y técnicos de menor cualificación que los ofertados.
– Tener al equipo de proyecto en situación de overtime prácticamente desde el principio, ya sea con dedicación plena al proyecto o compartiéndolo con otros.
– Intentar reducir por todos los medios el alcance del proyecto (y tantas veces como sea necesario).
– Pedir más dinero en cuanto sea posible.
– Reducir el nivel de calidad de los entregables del proyecto.

Como podemos ver, son soluciones para disminuir los costes pero todas con repercusiones en el proyecto y en las expectativas del cliente.

En un negocio como el nuestro, donde la competencia es cada vez más voraz y donde la crisis está provocando que las inversiones en productos software sea cada vez menor, solo deberían sobrevivir los mejores, aquellos que consigan realmente una media importante de proyectos con éxito.

Sin embargo la tendencia a competir con las mismas armas que los que han roto el mercado, hace que la mediocridad no haga más que crecer y convierta en normal, lo que no debería serlo.

Resulta significativo que en la situación de crisis actual se premie el precio/hora y no la productividad y/o cualificación del equipo de proyecto a la hora de realizar una contratación software.

El triunfo del precio/hora es el triunfo de la mediocridad, es el triunfo de la crisis del software, es el triunfo de los que han provocado que los desarrolladores de software seamos todos medidos por el mismo rasero, es el triunfo de los que hacen sistemáticamente las cosas mal. Total, el que paga al final piensa: “Para el trabajo que me van a hacer, me quedo con el más barato”.

Aunque el triunfo sea precisamente de los que menos se lo merecen, la culpa de que se haya llegado a esta situación es de todos (clientes, proveedores, etc…) por no haber demostrado con suficientes hechos (proyectos que hayan superado las expectativas de los usuarios) que con equipos cualificados y productivos se pueden hacer mejor las cosas y que eso cuesta a la larga (y a la corta) menos dinero.

El triunfo de la mediocridad está llevando al sector a una situación insostenible ya que ese precio/hora no lo puede soportar nadie (tampoco los que los ofertan) y eso es algo que no solo afecta a la cuenta de resultados, sino que también afecta a la calidad de los proyectos, lo que no hace más que retroalimentar la situación.