archivo

Archivo de la etiqueta: navegadores

Este es el noveno artículo que publico con la evolución en el uso de navegadores y sistemas operativos utilizando como referencia sitios web españoles dirigidos a un público general que tienen un importante número de visitas como para que los resultados obtenidos con las métricas de Google Analytics sean lo suficientemente representativos.

Hasta hace un año mostraba los datos de dos sitios web, desde entonces solo muestro los datos de uno de ellos, ante la ausencia de estadísticas fiables del otro.

En este artículo, se muestran los resultados recogidos entre el 30/06/2012 y el 31/12/2012 y se comparan con los resultados informados en los ocho artículos anteriores (aparecen entre paréntesis, en orden cronológico de más reciente a menos reciente).

Como conclusiones más significativas, señalar las siguientes:

1) Internet Explorer está a punto de perder su hegemonía, como ya se presagiaba en las mediciones anteriores. Sigue cayendo 7 puntos al semestre, a la vez que Chrome sigue en ascenso. Desde mi punto de vista, ya veremos si acierto o no, tanto la caída de Explorer como el ascenso de Chrome no serán tan acentuados como ahora, si bien, todo hace indicar que en la siguiente medición el navegador de Google será el más utilizado.

2) Resulta significativo observar como incluso jugando en casa (Windows), Explorer sigue perdiendo cuota con respecto a Chrome, hasta tal punto que, de igual forma a las estadísticas generales, resultaría una sorpresa encontrarnos dentro de seis meses con que el navegador de Microsoft sigue siendo el más utilizado en su sistema operativo.

3) El uso de Safari sigue creciendo, en parte por el auge de los accesos al sitio web de referencia vía dispositivos móviles.

4) Windows sigue siendo el gran dominador de los sistemas operativos, pero su caída semestral cada vez es más significativa, en esta medición ha caído seis puntos, por cuatro y dos puntos respectivamente los dos semestres anteriores. ¿Quién se va quedando con lo que pierde el gigante de Redmond? Pues los sistemas operativos de Apple y Android. El uso de Linux (quitando Android) sigue siendo testimonial.

Navegadores.

– Internet Explorer: 30,85% (37’73%) (45’56%) (52’21%) (58%) (62’19%) (69’06%) (72′08%) (74′71%)
– Chrome: 29,63% (25’52%) (19’92%) (14’37%) (10’07%) (6’15%) (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Firefox: 20’82% (24’51%) (25’52%) (27’22%) (27’3%) (27’69%) (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Safari: 9’41% (7’31%) (5’92%) (4’93%) (3’66%) (2’85%) (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Android Browser: 7’53% (3’54%) (1’72%)
– Opera: 0’62% (0’58%) (0’52%) (0’59%) (0’51%) (0’69%) (0’67%) (0′54%) (0′43%)

Sistema Operativo.

– Windows: 78’21% (84’74%) (88’25%) (90’98%) (92’97%) (93’57%) (94’93%) (95′58%) (96′3%)
– Android: 8% (3’67%) (1’80%) (0’50%) (0’18%) (0’05%)
– iOS: 6’48% (0’63%)
– Macintosh: 4’58% (4’54%) (4’41%) (4’20%) (3’46%) (3’34%) (2’91%) (2′46%) (2′19%)
– Linux: 1’95% (2’35%) (2’06%) (2’29%) (2’12%) (2’50%) (1’68%) (1′66%) (1′34%)
– BlackBerry OS: 0’27% (0’24%) (0’14%) (0’09%) (0’06%)
– Symbian OS: 0’20% (0’22%) (0’32%) (0’21%) (0’17%) (0’11%)

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 30’69% (37’68%) (45’56%) (52’20%) (58%) (62’19%) (69’06%) (72′07%) (74′7%)
– Chrome + Windows: 28’26% (24’63%) (19’18%) (13’82%) (9’68%) (5’93%) (3’4%) (1′69%)
– Firefox + Windows: 18’35% (21’54%) (22’66%) (23’89%) (24’41%) (24’39%) (21’62%) (21′12%) (20′24%)
– Android Browser + Android: 7’53% (3’54%) 1’72%
– Safari + iOS: 5’81% (0’58%)
– Safari + Macintosh: 3’02% (3%) (2’82%) (2’75%) (2’18%) (2’05%) (1’73%) (1′43%) (1′22%)
– Firefox + Linux: 1’51% (1’96%) (1’77%) (2’16%) (1’79%) (2’14%) (1’47%) (1′55%) (1′23%)
– Firefox + Macintosh: 0’90% (0’98%) (1’08%) (1’15%) (1’09%)
– Chrome + Macintosh: 0’65% (0’54%) (0’49%) (0’29%)
– Opera + Windows: 0’45% (0’49%) (0’45%) (0’54%) (0’47%)
– Chrome + Linux: 0’39% (0’33%) (0’25%) (0’27%) (0’22%)
– Safari + Windows: 0’23% (0’25%) (0’26%) (0’41%) (0’35%)

Que tenga que haber una conjunción planetaria para poder presentar un trámite (que lo mismo me he llevado decenas de minutos u horas rellenarlo) es uno de los mayores males para la expansión de la firma electrónica.

Si un ciudadano de a pie tiene que empezar a instalar otro navegador, bajar de versión el que ya tiene, instalar un fichero por aquí y otro por allá, que le pregunten por versiones de máquina virtual Java, etc… lo tenemos claro si realmente queremos que se utilicen los servicios de administración electrónica.

La complejidad tenemos que solucionársela al ciudadano y no que sea él quien resuelva lo que no se ha sabido hacer bien. Apple ha enseñado el camino en ese aspecto: hacer esfuerzos importantes de ingeniería para que el usuario disfrute de sus dispositivos y servicios y no para perder el tiempo en aprender a utilizarlos.

Es necesario que la solución de autenticación y firma electrónica elegida tenga una matriz de compatibilidad con los principales navegadores del mercado y con el mayor número de versiones de los mismos y lo más importante que el tiempo existente entre una nueva versión de esa solución que cubra una nueva versión de esos navegadores sea cuestión de horas o de días (como sucede con los principales antivirus cuando surge uno nuevo) y no solo eso, que esa nueva versión llegue al entorno de producción poco después y con el menor coste de instalación (o desatendido con autorización previa de instalación o no).

Las estadísticas correspondientes al pasado semestre, en los dos sitios web en español con un número representativo de visitas que se toman como base para obtener estos resultados, muestran una tendencia similar a la que se obtuvo hace seis meses y es que, afortunadamente, Internet Explorer 6, cada vez está siendo menos utilizado, con una caída que sigue siendo fuerte, aunque todavía tiene una importante presencia que se sitúa entre el 7% y el 10% de los navegadores utilizados.

La caída anual de Internet Explorer 6 se está situando entre los 13 y los 17 puntos al año, aunque lo normal es que esta tendencia se vaya suavizando ya que la migración para el uso de otros navegadores en muchas organizaciones se realizará de forma mucho más pausada que en los ordenadores personales y en otros tipos de terminales de uso particular ya que en mucho caso requiere la realización de migraciones de determinados sistemas de información corporativos, algo que en muchos casos es muy costoso a lo que hay que sumar la situación económica actual que provoca que los gastos e inversiones tengan probablemente que atender a otras prioridades.

Sitio web 1:

Reparto del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

Internet Explorer 7: 25’57% (40’79%) (57’61%) (58’01%) (51’23%)
Internet Explorer 8: 58’43% (35’30%) (10’28%) (1’41%) (0’14%)
Internet Explorer 6: 15’84% (23’89%) (32’11%) (40’51%) (48’45%)
Internet Explorer 9: 0’14%
Internet Explorer 5.5: 0’01% (0’02%) (0’04%) (0’07%) (0’13%)

Valores absolutos del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

– Internet Explorer 8: 37’12% (24’49%) (7’59%) (1’09%) (0’11%)
– Firefox: 24’37% (23’04%) (21’06%) (19′40%) (16′16%)
– Internet Explorer 7: 16’24% (28’30%) (42’53%) (44’82%) (41’91%)
– Internet Explorer 6: 10’06% (16’57%) (23’71%) (31’30%) (39’64%)
– Chrome: 8’87% (5’13%) (2’93%) (1′50%) (0′48%)
– Safari: 2’54% (1’79%) (1,45%) (1′13%) (0′87%)
– Opera: 0’38% (0’35%) (0’44%) (0′44%) (0′41%)
– Internet Explorer 9: 0’09%
– Internet Explorer 5.5: 0’01%

Sitio web 2:

Reparto del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

Internet Explorer 8: 62’67% (41’51%) (11’43%) (1’57%) (0’17%)
Internet Explorer 7: 24’13% (38’83%) (60’47%) (61’82%) (56’85%)
Internet Explorer 6: 12’97% (19’64%) (28’05%) (36’54%) (42’86%)
Internet Explorer 5.5: 0’02% (0’02%) (0’03%) (0’07%) (0’11%)

Valores absolutos del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

– Internet Explorer 8: 36’35% (25’82%) (7’89%) (1’13%) (0’13%)
– Firefox: 27’3% (27’69%) (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Internet Explorer 7: 14% (24’15%) (41’76%) (44’56%) (42’47%)
– Chrome: 10’07% (6’15%) (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Internet Explorer 6: 7’52% (12’21%) (19’37%) (26’33%) (32’02%)
– Safari: 3’66% (2’85%) (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Opera: 0’51% (0’69%) (0’67%) (0′54%) (0′43%)
– Internet Explorer 9: 0’12%
– Internet Explorer 5.5: 0’01%

En el artículo de ayer, vimos que el uso de Internet Explorer estaba cayendo aproximadamente 8 puntos anuales,hoy vamos a ver como Internet Explorer 6 está cayendo entre 13 y 17 puntos anuales, lo que lo deja prácticamente en caída libre. No obstante, todavía la cuota total sigue siendo importante siendo todavía el cuarto navegador más utilizado (entre el 12 y el 17% de cuota total).

Este descenso vertiginoso, hace presagiar que dentro de un año aproximadamente el uso de este navegador será testimonial, no obstante creo que la pendiente de caída disminuirá un poco debido a que los últimos sitios en donde desaparecerá este navegador es en las grandes corporaciones y organizaciones, donde el proceso de cambiar de navegador no es nada trivial.

En cualquier caso, las acciones llevadas a cabo por la propia Microsoft para que se utilicen las últimas versiones de Internet Explorer, la concienciación de que es necesario prescindir de Internet Explorer 6 para proporcionar una mayor seguridad al equipo y una mayor conciliación con los estándares web y el simple hecho de probar que cualquier otro navegador funciona mucho mejor, están haciendo efecto y lo seguirán haciendo hasta hacer marginal el uso del mismo.

Vamos a tomar como base las estadísticas obtenidas con Google Analytics de los dos sitios web que estoy utilizando para la obtención de estas métricas, para así de esta forma calcular la cuota absoluta de los navegadores de la familia Internet Explorer respecto al resto. Los datos que se muestran son semestrales estando ordenados cronológicamente de más a menos reciente (el semestre más reciente es el que comprende del 01/01/2010 al 30/06/2010 y el menos el que comprende del 30/06/2008 al 31/12/2008):

Sitio web 1:

Reparto del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

Internet Explorer 7: 40’79% (57’61%) (58’01%) (51’23%)
Internet Explorer 8: 35’30% (10’28%) (1’41%) (0’14%)
Internet Explorer 6: 23’89% (32’11%) (40’51%) (48’45%)
Internet Explorer 5.5: 0’02% (0’04%) (0’07%) (0’13%)

Valores absolutos del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

– Internet Explorer 7: 28’30% (42’53%) (44’82%) (41’91%)
– Internet Explorer 8: 24’49% (7’59%) (1’09%) (0’11%)
– Firefox: 23’04% (21’06%) (19′40%) (16′16%)
– Internet Explorer 6: 16’57% (23’71%) (31’30%) (39’64%)
– Chrome: 5’13% (2’93%) (1′50%) (0′48%)
– Safari: 1’79% (1,45%) (1′13%) (0′87%)
– Opera: 0’35% (0’44%) (0′44%) (0′41%)

Sitio web 2:

Reparto del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

Internet Explorer 8: 41’51% (11’43%) (1’57%) (0’17%)
Internet Explorer 7: 38’83% (60’47%) (61’82%) (56’85%)
Internet Explorer 6: 19’64% (28’05%) (36’54%) (42’86%)
Internet Explorer 5.5: 0’02% (0’03%) (0’07%) (0’11%)

Valores absolutos del uso de los navegadores de la familia Internet Explorer:

– Firefox: 27’69% (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Internet Explorer 8: 25’82% (7’89%) (1’13%) (0’13%)
– Internet Explorer 7: 24’15% (41’76%) (44’56%) (42’47%)
– Internet Explorer 6: 12’21% (19’37%) (26’33%) (32’02%)
– Chrome: 6’15% (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Safari: 2’85% (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Opera: 0’69% (0’67%) (0′54%) (0′43%)

Este es el cuarto artículo que publico con la evolución en el uso de navegadores y sistemas operativos en dos sitios web españoles dirigidos al público general, que tienen un importante número de visitas como para que los resultados obtenidos con las métricas de Google Analytics sean lo suficientemente representativos.

El primer artículo fue publicado el 12 de enero de 2009 y contiene los datos entre el 30/06/2008 y el 31/12/2008. El segundo artículo fue publicado el 22 de julio de 2009 y contiene los datos entre el 01/01/2009 y el 30/06/2009. El tercer artículo fue publicado el 26 de enero de 2010 y contiene los datos entre el 30/06/2009 y el 31/12/2009.

En este artículo, se muestran los resultados recogidos entre el 01/01/2010 y el 30/06/2010 y se comparan con los resultados informados en los tres artículos anteriores (aparecen entre paréntesis, en orden cronológico de más reciente a menos reciente).

Como conclusiones más significativas, señalar las siguientes:

1) La trayectoria descendente en el uso de Internet Explorer es continua y se situa entre los cuatro y siete puntos al semestre (si hacemos media de los resultados obtenidos a lo largo de estas mediciones, la caída se situa en los cuatro puntos al semestre o lo que es lo mismo 8 puntos al año). Todavía domina por mayoría absoluta, pero de continuar la caída tal y como ahora y de seguir el auge de los otros navegadores (nada hace presagiar que se inviertan los términos) será cuestión de año y medio o dos años que pierda la mayoría absoluta. No obstante, se requerirá mucho más tiempo para que otro navegador le quite el trono.
2) La pérdida de cuota de Internet Explorer se la han repartido principalmente Firefox y Chrome (este último ya ha dejado de ser una anécdota). También es importante señalar que sigue el estancamiento de Opera, con un uso prácticamente testimonial y que la subida de Safari es coherente con el incremento de uso de los dispositivos de la familia Mac.
3) En cuanto a los sistemas operativos, el dominio de los sistemas operativos de la familia Windows sigue resultando abrumador. Es cierto que cada semestre pierde algo de cuota (aproximadamente un punto), pero es muy poco en relación a la que ya tienen. Casi todo lo que pierde Windows, en esta ocasión se lo han repartido a partes casi iguales Mac y Linux.

Sitio web 1:

Navegadores.

– Internet Explorer: 69’38% (73’83%) (77′27%) (81′81%)
– Firefox: 23’04% (21’06%) (19′40%) (16′16%)
– Chrome: 5’13% (2’93%) (1′50%) (0′48%)
– Safari: 1’79% (1,45%) (1′13%) (0′87%)
– Opera: 0’35% (0’44%) (0′44%) (0′41%)

Sistema Operativo.

– Windows: 95’84% (96’57%) (96′94%) (97′52%)
– Macintosh: 2’12% (1’83%) (1′65%) (1′37%)
– Linux: 1’65% (1’29%) (1′22%) (1′02%)
– iPhone: 0’19%
– SymbianOS: 0’06%
– Android: 0’03%

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 69’38% (73’83%) (77′27%) (81′80%)
– Firefox + Windows: 20’87% (19’19%) (17′61%) (14′69%)
– Chrome + Windows: 4’99% (2’91%) (1′50%)
– Firefox + Linux: 1’40% (1’12%) (1′06%) (0′84%)
– Safari + Macintosh: 1’27% (1’07%) (0′92%) (0′72%)

Sitio web 2:

Navegadores.

– Internet Explorer: 62’19% (69’06%) (72′08%) (74′71%)
– Firefox: 27’69% (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Chrome: 6’15% (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Safari: 2’85% (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Opera: 0’69% (0’67%) (0′54%) (0′43%)

Sistema Operativo.

– Windows: 93’57% (94’93%) (95′58%) (96′3%)
– Macintosh: 3’34% (2’91%) (2′46%) (2′19%)
– Linux: 2’50% (1’68%) (1′66%) (1′34%)
– iPhone: 0’28%
– SymbianOS: 0’11%
– Android: 0’05%

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 62’19% (69’06%) (72′07%) (74′7%)
– Firefox + Windows: 24’39% (21’62%) (21′12%) (20′24%)
– Chrome + Windows: 5’93% (3’4%) (1′69%)
– Firefox + Linux: 2’14% (1’47%) (1′55%) (1′23%)
– Safari + Macintosh: 2’05% (1’73%) (1′43%) (1′22%)

Ryan Gavin es el responsable del producto Internet Explorer de Microsoft y en la revista PC Pro ha dejado el titular que utilizo como cabecera de este artículo.

Microsoft es consciente del daño que este navegador les está haciendo, ya que se trata de un producto antiguo (lanzado el 27 de agosto de 2001) que surgió en un momento donde la informática personal e Internet estaban todavía en plena expansión y Windows era el centro en cuento a lo que los sistemas operativos personales se refiere (todavía lo es a día de hoy) y que tardó en tener competencia, lo que hizo que su grado de implantación fuese grandísimo y se desarrollasen multitud de costosas (lo de costosa no tiene que ver con el navegador, sino porque con el auge del uso de la informática en las organizaciones coincidó también con la aparición de este producto) aplicaciones corporativas en las distintas organizaciones que estaban adaptadas a funcionar con él y su particular forma de “entender” la existencia de estándares web.

Desde entonces hasta hoy Internet Explorer 6 se ha ganado mala fama y esa pérdida de imagen en el producto afecta directamente a Microsoft que tiene que competir en todos los niveles con gigantes y no tan gigantes que además de tener buenos productos tienen muy buena consideración entre el grupo de usuarios.

Entiendo que Microsoft y Ryan Gavin, estén preocupados por todo esto y que les encantaría que Internet Explorer 6 desapareciera, pero no está en su mano, ya que las inversiones para migrar aplicaciones a versiones más modernas de navegadores no la tienen que realizar ellos, sino las organizaciones que tienen sus productos orientados a este navegador. Y hablo de inversiones, porque como comenté en el artículo que escribí al respecto, no se trata de un día eliminar las instalaciones de Internet Explorer 6 de todos los equipos y dejar uno o más navegadores más modernos en todos ellos, sino que se trata en sí mismo de un proyecto que se tiene que abordar con cuidado para evitar la pérdida de disponibilidad de las aplicaciones.

En mi organización se están sentando las bases de un proyecto para que deje de utilizarse Internet Explorer 6. El enfoque es igual al de cualquier migración que se realice, ya que si de un día a otro quitamos Internet Explorer 6 y se instala en su lugar Internet Explorer 8, probablemente entre el 15 y el 30% de las aplicaciones que se utilizan en mi organización, sufran algún tipo de problema, unos más graves, otros más leves, lo que puede provocar la pérdida de disponibilidad de alguna de ellas y afectar con ello tanto a un buen número de usuarios dentro de la organización (y por tanto al desarrollo de nuestros procesos), como a la ciudadanía, a la que proporcionamos servicios vía web.

Lo de no plantearnos quitarnos Internet Explorer 6 hasta ahora no era ningún capricho, ya que es un proceso que requiere un coste, ya que a grandes rasgos, hay que probar todas las aplicaciones de la casa (alrededor de 180), con la matriz de navegadores con las que se quiere tener compatibilidad, en nuestro caso Internet Explorer 8 y Mozilla Firefox 3.5.x (se han elegido esos y no hemos tenido en cuenta otros, como Chrome u Opera, a efectos prácticos, por un lado porque entre ambos tienen la mayor parte de la cuota de mercado, y por otro porque si los tenemos en cuenta, también hay que hacer las pruebas sobre ellos y corregir las incidencias que se vayan detectando, algo que podría retrasar el proyecto, así como incrementar los costes), registrar todas las incidencias que hayan aparecido, corregirlas y una vez hecho esto, proceder a quitar Internet Explorer 6 de todos los navegadores e instalar Internet Explorer 8 en su lugar.

El por qué Internet Explorer 6 se convirtió en el “navegador corporativo” es el resultado de utilizar Windows como sistema operativo a nivel de PC (en los servidores utilizamos UNIX y Linux) y que la mayoría de las aplicaciones de mi organización fueron desarrolladas en la ventana de tiempo en que Internet Explorer 6 ha sido el único navegador de Microsoft con versión no beta (desde el 27 de agosto de 2001 hasta el 18 de octubre de 2006), esto hizo que tras la entrada de Internet Explorer 7 en esa última fecha, se siguiera desarrollando teniendo en cuenta exclusivamente a Internet Explorer 6. Cierto es que en este tiempo también se ha instalado en muchos PCs Mozilla Firefox y se ha tenido en cuenta en el desarrollo de las aplicaciones que deben ser compatibles también con este navegador. No obstante, pensando todavía en la gran cuota de mercado que tiene Internet Explorer, no podemos obviarlo y pensar sólo en Firefox a la hora de realizar la migración y desarrollar nuevas aplicaciones.

¿Por qué ahora y no antes? Pues como siempre, es cuestión de prioridades, en los últimos años hemos estado liados con diferentes migraciones: de Oracle 8 a Oracle 9i, de Oracle 9i a Oracle 10g, de la plataforma de firma y autenticación electrónica y nos hemos centrado en ellas hasta que se han llevado a cabo correctamente, a lo que hay que sumar el trabajo ordinario (y lo que no es ordinario) que se viene desempeñando dentro del Departamento de Informática. Ahora una vez finalizadas dichas migraciones, se ha puesto encima de la mesa que tal vez sea el momento de prescindir de Internet Explorer 6.