archivo

Archivo de la etiqueta: Steve Wozniak

Cuando Jobs dejó Apple en 1985, ya había participado en dos hitos muy importantes:

– La puesta en marcha del Apple II. Para muchos el primer ordenador personal tal cual hoy lo concebimos. Aunque hay muchos expertos que no están de acuerdo con esa afirmación, si que es innegable que su aparición fue fundamental para la extensión de la informática personal y fue clave para que IBM pusiera los ojos en este negocio.

– La puesta en marcha del Mac. Realmente este fue el primer proyecto que Jobs consideró como suyo, porque aunque su papel en el Apple II fue muy importante sentía que en su ADN estaban los cromosomas de Steve Wozniak.

El Mac llevó al gran público las investigaciones iniciadas en el Xerox Parc y en las que Jobs tuvo el mérito de vislumbrar que tras ellas se encontraba lo que necesitaban los ordenadores para universalizarse, una interfaz de usuario que permitiera que el gran público accediera a ellos ya que no sería necesario operar con el ordenador a través de línea de comandos. E hizo lo más difícil, convertir su visión en algo real.

Con solo 30 años, ya había conseguido más de los que grandes genios en el mundo del hardware y del software han conseguido jamás. Es cierto que era otra época en la que había todavía mucho terreno fértil por descubrir, pero también es cierto de que no se partían de referencias, lo que hacía que se pudiera considerar a mucha gente de esa época, no solo ingenieros, sino también inventores.

Con solo 30 años era multimillonario, podría haberse retirado o llevar una vida cómoda como consejero o inversor, sin embargo no se dio por satisfecho, quería seguir innovando, quería seguir inventando, quería seguir mejorando el mundo.

Estoy seguro que ese deseo tenía una fuente de motivación importante, como eran sus ganas de demostrar a los que propiciaron su marcha de Apple que él iba a sobrevivirles. Y lo hizo, y volvió para salvar a Apple en 1997 y para seguir haciendo del mundo un lugar mejor (hay muchas formas de ayudar a eso, la tecnología ocupa un lugar importante).

No obstante, esos doce años, no fueron nada fáciles.

Pero, ¿quién fue Steve Jobs?, ¿un extraordinario hombre de negocios?, ¿un visionario del mundo de la tecnología?, ¿un artista?, ¿un líder?.

Era todo eso, pero sobre todo fue una persona que tuvo lo que hay que tener para ir tras sus sueños una vez que encontró su lugar en el mundo.

Para mi eso resulta absolutamente inspirador, nunca se dio por vencido. Su triunfo fue mantenerse fiel a sus principios bajo un contexto modelado por las distintas cicatrices que le dejó la vida, el mundo de los negocios y él mismo.

No pretendo idealizar a Jobs. Fue un ser humano con muchísimas cualidades y con muchísimos defectos.

De hecho fue su propia víctima cuando se marchó de Apple en 1985.

Consiguió sacar el Mac adelante, el primer ordenador personal con interfaz gráfica de usuario orientada a la metáfora de escritorio pero lo hizo dejando muchos cadáveres por el camino, algunos ejemplos:

– El ordenador Lisa, proyecto en el que participó antes de trabajar en el Mac y que tenía un enfoque parecido a él pero con una orientación más hacia el mundo empresarial. Salió antes que el Mac y no le favoreció nada que Jobs dejase caer que el Mac iba a ser una alternativa a Lisa pero con un precio notablemente inferior.

– Steve Wozniak se cansó de que la serie de ordenadores Apple II tuvieran un tratamiento muy en segundo plano, cuando realmente eran el motor de Apple, propiciaron el arranque de la compañía y evitaron su bancarrota tras los fracasos del Apple III (en el la participación de Jobs en el proyecto no fue nada afortunada), del Lisa y del primer Mac.

– Jef Raskin, fue el que creó el grupo de trabajo del Macintosh (e incluso le dio el nombre). Su idea era crear un ordenador de bajo precio accesible a todo el mundo en el que además se cuidase la interacción hombre-máquina con el objeto de universalizar el uso del mismo. Cuando Jobs entró a trabajar en el proyecto fue relegando a Raskin cada vez más a un segundo plano, hasta que éste decidió marcharse de Apple. Es cierto que el Mac tal y como se concibió no hubiera sido posible sin Jobs ya que la orientación en cuanto a diseño y funciones que pretendía Raskin, al menos, en principio, era diferente.

– El propio Mac. Diversas decisiones como la capacidad de la memoria, no disponer de disco duro o de sistema de refrigeración provocó que la primera generación de los mismos no alcanzase las expectativas de venta. Es cierto que Jobs sembró la semilla y que después con las modificaciones oportunas terminó germinando y el tiempo no tardó mucho en darle la razón de que la informática de uso personal iba en ese camino.

Cuando las cifras de venta del Mac no estaban a la altura de lo esperado, muchos de los cadáveres que fue dejando en Apple y que no habían abandonado la compañía dieron la espalda a Jobs y apoyaron a John Sculley CEO de Apple que fue contratado por él mismo dos años antes, cuando éste fue restando relegando a un papel secundario a Jobs (algo parecido a lo que hizo Jobs con Raskin) hasta que éste decidió marcharse.

Jef Raskin es considerado una de las figuras más importantes en el campo de los ordenadores personales, siendo también para muchos un gran desconocido.

Su trabajo se centró en el campo de las interfaces de usuario y de la interacción hombre-máquina con el objetivo siempre presente de romper barreras entre las personas y los ordenadores no solo en el sentido de hacer más universal el uso de ordenadores, sino también, superadas esas barreras, de mejorar de manera continua la experiencia de usuario.

Compartía con Steve Jobs la idea de acercar los ordenadores al gran público y con ese fin inició en Apple el proyecto Macintosh, más adelante Jobs terminó por hacerse con el control del proyecto dejando a Raskin en un segundo plano lo que hizo que finalmente abandonase Apple.

Finalmente el Mac cumplió el propósito compartido por ambos aunque su diseño y funcionamiento final se orientó hacia lo que Jobs alejándose de la idea inicial de Raskin.

No se portó bien Jobs con Raskin (es solo mi opinión) y muy probablemente el Mac hubiera sido de entrada un producto mejor con Raskin en el equipo y si Jobs hubiera hecho un poco más de caso a sus ingenieros. Aunque siendo también justo con Jobs el Mac nunca hubiera sido tan ambicioso sin estar dirigido por él.

Tan importante ha resultado Raskin en el mundo de los ordenadores personales que Steve Wozniak comentó de él: “Hacer que la tecnología resulte más simple fue su propósito desde sus primeros días en Apple. Jef Raskin es desde entonces una de las personas más importantes en relación a los ordenadores personales”.

Hay una cita suya, simple, pero demoledora: “En lo que al cliente se refiere la interfaz es el producto”. Encierra mucho esta frase, desde la realidad de lo que el cliente ve en un sistema de información (o en general de un producto), hasta su concepción de que todo lo que está detrás de esa interfaz existe para hacerla funcionar y si el sistema falla porque la electrónica de red del Centro de Proceso de Datos está fallando le da igual, es el producto el que está dando problemas y es a él a donde van dirigidas las críticas.

En una entrevista preguntaron a Steve Wozniak si en la actualidad su mente funcionaba como cuando tenía veinte o treinta años (hay que tener en cuenta que en el colegio midieron su cociente intelectual y se situaba por encima de 200) en los que fue referente para la construcción del Apple II considerado por muchos como el primer ordenador personal tal y como hoy lo conocemos (hay otros muchos candidatos a tener esa distinción y probablemente sean varios los que tengan ese honor, dependiendo del criterio que se tenga a la hora de definir el concepto de ordenador personal.

Desde mi punto de vista, es más que probable que Apple a día de hoy no existiera de no ser por el Apple II y no solo por ser el motor económico inicial de la compañía sino por el hecho de siguió siendo motor años después cuando los proyectos del Apple III y el Lisa fracasaron y el Mac no terminaba de arrancar.

A la pregunta Steve Wozniak respondió que su mente seguía funcionando de esa manera pero que realmente ya no tenía el tiempo y la energía para seguir creando y que centraba su esfuerzo en pequeños proyectos.

Wozniak con esta respuesta ha mencionado un aspecto fundamantal a la hora de sacar adelante un proyecto y no es otro que la energía y por extensión la motivación como motor generador de la mismas. Se puede tener un talento excepcional pero si no te sientes motivado no sacas proyectos adelante.

De ahí la necesidad de que existan líderes que sean capaces de obtener lo mejor de aquellas personas que todavía se sientan con la energia y motivación suficiente para seguir afrontando retos. Esto fue una de las principales virtudes de Steve Jobs.

Hace poco tuve la oportunidad de ver la película “Hackers 2: Operación Takedown”, la cual también recibe el nombre de Takedown (a secas) o Track Down que narra los años previos a la definitiva detención de Kevin Mitnick (nombre clave Cóndor), uno de los hackers y phreakers más famosos del mundo.

Hasta tanto llegó el mito de Mitnick, que en un documental que también vi hace poco llamado “Historia secreta de los piratas informáticos”, él mismo narra que tras su primera detención se le prohibía acercarse a un teléfono, porque en opinión del fiscal tenía la capacidad de provocar una guerra nuclear. Por cierto, recomiendo el documental aunque sólo sea para ver la parte dedicada a Steve Wozniak en la que se podrá entender mejor como fue el inicio de los ordenadores para uso personal (tampoco tiene desperdicio la primera parte dedicada al Capitán Crunch), cómo fue el inicio de Apple y como finalmente los intereses comerciales acabaron con el Homebrew Computer Club (club formado por amantes de la informática en el que se fabricaron ordenadores, otros componentes hardware y software y que tenía como base compartir globalmente el conocimiento) y en esa misma parte además entender cuál fue el origen del concepto hacker, que nada tiene que ver con las connotaciones negativas con las que se redefinió posteriormente.

Esta película es una adaptación de la novela Takedown, escrita por John Markoff (periodista que contribuyó a la fama de Mitnick y al que se le acusa tanto por el propio Mitnick como por sus seguidores de haber exagerado las acciones de éste y crear un mito y un estado de alarma que no se correspondía con la realidad) y Tsutomu Shimomura (un expero en seguridad informática que colaboró en el proceso de localización y detención de Mitnick).

Independientemente de que John Markoff contribuyese a construir el mito, tuvo también mucho que ver en la construcción del mismo que diferentes agencias federales de Estados Unidos lo estuvieran persiguiendo tres años, hasta que definitivamente lo detuvieron en 1995, teniendo en cuenta que lo acusaban de delitos muy serios.

Independientemente de que la película sea muy mejorable, esté basada en un libro que se basa en uno de los dos puntos de vista en esta historia y se le hayan incluido toques cinematográficos que muy bien podrían sobrar, os recomiendo que si tenéis la oportunidad la veais, ya que podréis ver en ella algunos ejemplos de combinación de técnica e ingeniería social.

Una vez que Mitnick quedó completamente liberado, creó su propia empresa consultora en seguridad informática y de la información, no dudo que sea capaz de hacer bien este trabajo, ya que entiendo que su experiencia, desde el otro lado le permite ver con mayor facilidad los resquicios existentes.

Como se puede apreciar en la película, por encima de la capacidad técnica de Mitnick (que era y es muy grande), se encontraba su extraordinaria capacidad para aplicar lo que se denomina Ingeniería Social y que tanto para él como para muchos expertos en seguridad es donde se encuentra el verdadero punto débil de la seguridad informática (estoy de acuerdo con ellos, porque cualquier barrera software y hardware que se ponga puede ser sorteada si se consigue la información necesaria aplicando técnicas de Ingeniería Social. Es decir, el problema de la seguridad informática se centra más en el factor humano que en el factor software o hardware (sin olvidar como es lógico estos últimos). Mitnick pudo comprobar esto de primera mano, ya que mucha de la información que conseguía recopilar para acceder a un sistema o incluso la misma información que quería conseguir la obtenía a través de llamadas telefónicas.

De hecho Mitnick, establece cuatro principios que son comunes a todas las personas (sacado de Wikipedia):

– Todos queremos ayudar.
– El primer movimiento siempre es de confianza hacia el otro.
– No nos gusta decir No.
– A todos nos gusta que nos alaben.

Pero, ¿en qué consiste exáctamente la Ingeniería Social aplicada al concepto de la seguridad informática? Es tan simple que asusta, consiste en obtener información mediante la manipulación de un tercero, aplicando técnicas como hacerse pasar por otra persona, como representante de una empresa, una empresa, etc…, la cual es directamente la que se busca o que puede servir de base para obtener otra información de carácter más confidencial o directamente para provocar fraudes (robos). Estas técnicas de ingeniería social se pueden aplicar hablando directamente con otra persona, a través del teléfono y a través de los medios que proporciona Internet (páginas web, correo electrónico (un ejemplo lo tenemos en el Phishing), mensajería instantánea, redes sociales, etc…).

Combatir la Ingeniería Social es difícil y requiere una importante concienciación de la ciudadanía en la misma (por ejemplo, en los inicios del Phishing seguro que había más gente que caía que ahora), esta concienciación se consigue mediante la información y la educación. No obstante, los timos han existido prácticamente desde siempre, se han adaptado al entorno (han migrado gran parte de ellos a Internet) y se seguirán realizando, además, por mucha información y educación que se reciba (además de no llegar a todo el mundo) es muy complicado que siempre estemos con la alarma puesta y ahí es donde está el problema.

¿No os ha pasado nunca que tras hablar con un operador/a de telemarketing te da la sensación de que le has facilitado demasiada información?, ¿no os ha pasado nunca que os ha llamado alguien al trabajo os ha preguntado cosas, le habéis dado una respuesta y al final no habéis preguntado ni quien era? Esto es una clara demostración de lo que comenta Mitnick, es decir, sin necesidad de mala fé por parte del interlocutor somos capaces de dar información que de alguna u otra forma podría ser utilizada para beneficio del mismo, ¿cuánto puede conseguir un “profesional” de la ingeniería social en obtener información que le resulta de interés?.

Historias como las de Steve Jobs y Steve Wozniak, son todavía posibles en la actualidad. En la informática queda todavía muchísimo por inventar y la clave es encontrar una idea que cale en la comunidad o sea lo suficientemente innovadora para crear una nueva tendencia o interesar a una empresa como complemento o incluso motor de sus productos.

No hay nada más que ver, por ejemplo, el cambio de enfoque que en Internet produjo la web 2.0 y las distintas soluciones técnicas que han salido desde entonces (y que no paran de salir ya que soluciones como Twitter, Facebook, Flicker, Picasa, etc… son relativamente recientes). En el mundo 2.0 todavía no está todo explotado, la clave es seguir innovando.

La administración electrónica es otro campo donde todavía queda mucho por hacer, porque incluso aunque sea un concepto un tanto antiguo (en realidad muy desgastado por haberse hablado tanto, aunque todavía quede mucho por hacer) el grado de penetración de la misma tanto en España como en el resto del mundo deja muchísimo margen de maniobra.

La Green IT, la cloud computing e incluso la grid computing (aunque este más antiguo) son otros campos relativamente nuevos en los que la capacidad de innovación es prácticamente ilimitada, ya que pese a que hay mucha teoría sobre la mesa, el número de implementaciones realizadas en estas tecnologías todavía es muy reducido (en relación a todo lo que se habla y se escribe de ellos) y el número de implantaciones también lo es (para el mercado tan grande que existe).

En el mundo del desarrollo puro y duro de software tambień hay mucho que inventar y potenciar, como por ejemplo los generadores de código.

Estos son simplemente algunos ejemplos de conceptos o tendencias en los cuales se puede seguir innovando, pero las posibilidades son prácticamente ilimitadas.

Por tanto, todavía (y durante muchísimo años) habrá lugar para que aquellas personas creativas y con talento sigan poniendo sobre la mesa soluciones innovadoras que puedan cambiar sus vidas y hacer el mundo un poquito mejor.