archivo

Archivo de la etiqueta: Web

El usuario busca información o acceso a unos determinados contenidos y es el algoritmo del buscador el que basándose en unos criterios (que no son conocidos en su totalidad en la mayoría de los casos) te devuelve una serie de resultados ordenados que condicionan que unos contenidos puedan ser más accesibles que otros.

¿Es ese funcionamiento neutral? Cuando se busca información y te devuelven unos resultados es necesario establecer un criterio de ordenación de los resultados, que podrán ser más acertados o no, pero están basados generalmente en devolver, al buen entender del algoritmo en cuestión, los resultados en función de su relevancia (de más a menos), basándose principalmente en la atención o importancia que ha sido capaz de generar un contenido y/o el sitio web en el que se aloja.

Es decir, es la propia red la que regula la relevancia de un contenido para una cadena de búsqueda, por lo que sí me parece un comportamiento justo que no privilegia porque sí a unos contenidos sobre otros ya que la web es tan inmensamente gigante como para hacer muy complicado que se beneficien a gran escala unos resultados sobre otros y de hecho en las distintas evoluciones de los algoritmos de los buscadores se intenta mejorar en ese aspecto.

Es cierto que existen las técnicas SEO (Search Engine Optimization) que tienen como objetivo mejorar el posicionamiento de sitios web para determinados patrones de búsqueda en determinados buscadores y que pueden funcionar adecuadamente en muchísimos casos, pero resultaría muy complicado de aplicar a gran escala y que además que el éxito, de alcanzarse, persistiera en el tiempo.

Personalmente confío en la neutralidad de los algoritmos de los buscadores a la hora de seleccionar los resultados de la búsqueda en función de la relevancia que tenga un determinado contenido para el patrón de búsqueda introducido.

No lo consideraría neutral si la práctica habitual fuera que se privilegiasen unos contenidos sobre otros por criterios económicos, políticos, etc… (o que sencilla ni siquiera fueran mostrados a través del buscador), así como que se impidiera o restringiera el acceso a usuarios a determinados contenidos en función de su localización o cualquier otro criterio que resultase injusto.

También conozco gente que piensa que de igual forma que un periódico puede considerar relevantes los contenidos que considere más convenientes y que pueden intervenir factores como por ejemplos los económicos, la línea editorial, etc…, un buscador podría aplicar, si así lo estimasen conveniente sus gestores, perfectamente esos criterios a sus resultados, ya que al fin y al cabo no dejan de ser sitios web que cumplen un determinado cometido y que son dirigidos por empresas que persiguen ganar dinero. Son otras opiniones y que pongo en el artículo para que también se pueda reflexionar sobre ellas.

Dice Steve Jobs que no quiere que se descienda a “una nación de blogueros”, en un guiño a las empresas de medios de comunicación, principalmente escritos. Evidentemente eso lo comenta Steve Jobs, porque comercialmente le conviene tener de aliadas a esas empresas para dotar de mayores contenidos al iPad.

Veo totalmente legítimo que Steve Jobs, vele por los intereses de Apple, al fin y al cabo es su empresa y su proyecto. Lo que sí me parece una metedura de pata es su menosprecio hacia lo que el blog representa y en extensión a todo lo que es la web en la actualidad, es decir, un universo de personas que aportan y comparten contenidos.

Yo pienso que es un error porque si bien los grandes medios tienen dinero, lo realmente importante es la atención y esa atención la damos los ciudadanos de a pie. Ese flujo de dinero importante, que se esperaría obtener por el acceso a esos contenidos “exclusivos” no será nada si la gente dirige su atención a otros tipos de contenidos, teniendo en cuenta que muchas de esas personas son las que de una u otra forma participan en la generación y difusión de contenidos a través de blogs, redes sociales, etc…

La característica fundamental de Internet es su carácter universal, es decir, la posibilidad de llegar a todos “sus habitantes”, de manera que la audiencia potencial de cualquier sitio web, es cualquier persona que pueda acceder a una conexión de Internet. Esto ha hecho de la red de redes, el medio de comunicación más importante de la historia.

Ahora bien, para poder acceder a un determinado contenido de Internet, es necesario conocer su url o bien encontrarlo a través de un buscador, anuncios contextuales o través de los servicios (páginas web, redes y filtros sociales, prensa digital, blogs, etc…) favoritos que utilicemos en la web.

Por ese motivo, si lo que interesa a nuestra organización es hacer llegar nuestra marca, nuestra actividad, nuestro negocio, nuestros productos, a la audiencia, de manera necesaria se tienen que optimizar los medios a través de los cuáles se puedan llegar a los mismos. Es decir, en la medida de lo posible hay que estar lo más arriba posible en los buscadores cuando se busque por las palabras claves que nos interesan y tenemos que intentar tener la mayor presencia posible en los diferentes medios que existen en la red, entre los que se encuentran las redes sociales (hay mucha audiencia potencial que pasan la mayor parte de tiempo en Internet en ese tipo de comunidades, de hecho el primer contacto de muchas personas con la web son este tipo de sitios).

Por tanto, la audiencia en Internet es “universal”, pero que para accedan a mis contenidos me tienen que encontrar y/o conocer y para ello se tienen que tomar medidas para intentar que la audiencia termine por encontrarme. ¿Nos sirve toda la audiencia? Depende de lo que “vendamos”, en muchos casos la audiencia que interesa es aquella que sea la que tenga o pueda tener un interés en una temática o en un producto concreto, incluso de un país o una región concreta.

Si se genera atención tendremos audiencia que en muchos casos será la que nos interesa, como ya he tratado en diferentes artículos la atención no es algo que se obtiene con un chasquido de dedos, sino que es algo que requiere muchos esfuerzo y trabajo, ya que salvo que tengamos una red de contactos importante y trascendente (que a su vez sean centros de atención) que se hayan encargado de promocionar adecuadamente nuestro sitio web y/o seamos parte de una marca reconocida, el proceso de conseguir y consolidar audiencia es largo y complicado (ya que es más difícil conservar audiencia que retenerla).

No obstante, hay que ganarse una audiencia muy fiel para que ésta esté siempre pendiente de las novedades que vayamos lanzando a través de nuestro sitio web, es por ese motivo por lo que resulta muy importante proporcionar mecanismos asíncronos para proporcionar esa información, como por ejemplo el uso de RSS y la participación en redes sociales.

No hay que dar la espalda a las redes sociales, están ahí, concentran una gran cantidad de audiencia, si no se tienen en cuenta, se estarán perdiendo muchas posibilidades de que tus servicios sean conocidos, ya que en este tipo de redes el boca a boca funciona, además, más rápido que en el mundo real. La mayor parte de las empresas se están dando cuenta de este aspecto y no paran de aparecer a diario organizaciones que crean su página en Facebook o en Twitter. Todo esto cobra todavía mayor importancia si vemos la tendencia actual de los buscadores de incorporar en el resultado de sus búsquedas, las que se realizan sobre redes sociales y el intento de que estas búsquedas se aproximen lo máximo posible al tiempo real, con la idea de que sobre una materia concreta se pueda conocer cuál es el pulso del mundo.

En un mercado tan competitivo como el que existe no se puede esperar a que las audiencias vengan a nosotros sino que la tendencia debe ser ir hacia donde están las audiencias que nos interesan y ahí es donde se puede marcar realmente la diferencia, llegar antes y mejor que los demás, ¿cuántos productos de menor calidad que otros se han terminado por imponer en el mercado? Muchos, ¿cuál fue su mérito? llegar antes al mercado (que no necesariamente, haberse desarrollado antes).

En las últimas semanas se están haciendo eco los medios de comunicación sobre el uso que las empresas hacen de información que existe sobre particulares (y otras empresas) en la red, algo que ha creado un cierto revuelo e incluso algo de alarma social.

Entiendo el impacto que tienen siempre los medios de comunicación, pero lo que indican no es nada nuevo, ya que desde siempre se han utilizado los buscadores con ese propósito, lo que pasa es que con la irrupción de las redes sociales (Facebook, Tuenti, Twitter, LinkedIn, etc…) y otros canales como por ejemplo los blogs, Youtube, etc… la información que solemos poner sobre nosotros mismos y nuestro entorno es mucho mayor (y además en diferentes formatos) y además con un carácter más privado que la que aparecía hace tiempo acudiendo exclusivamente en los buscadores.

Si yo fuera miembro del Departamento de Recursos Humanos de una empresa y tuviera que seleccionar un candidato vería con con cierta lógica el uso de los medios que nos proporciona la web para obtener toda la información posible de los candidatos, ya que la contratación de personal supone una inversión para cualquier organización y una empresa nunca está para regalar nada y menos en la situación económica en la que nos encontramos. También los candidatos suelen buscar información sobre las empresas antes de una entrevista o antes de presentar su Currículum.

Me he centrado en el caso particular de una empresa que busca en la web información sobre posibles candidatos a un puesto de trabajo, pero no he querido tocar otros asuntos más delicados como es el uso malintencionado o con fines, digamos, nada claros, que terceras empresas o personas pueden hacer sobre la información que se publica en la web. Por este motivo hay que tener siempre mucho cuidado con elegir quién puede leer la información que escribes (o acceder a tus videos, fotos, etc…) y qué es lo que se escribe.

A todo lo anterior quiero añadir un detalle importante y es que en la web prácticamente cualquiera se puede hacer pasar por cualquiera y escribir cosas que pueden resultar dañinas para la persona u organización a la que le suplantas la personalidad. Esto que puede parecer una tontería no lo es tanto, teniendo en cuenta que cada vez se utiliza más la red para buscar información sobre personas y organizaciones, búsquedas que en muchos casos suelen tener repercusiones: contratación o no de una persona en una empresa, cerrar o no un negocio entre empresas, etc… Para solucionar este problema, veo necesaria la implantación gradual en los servicios de redes sociales de funcionalidades de firma electrónica, de manera que se evite cualquier posibilidad de suplantación de personalidad.

En resumen, que la web es un instrumento para todo aquel que quiera “jugar a ser” Gran Hermano no es nada nuevo desde que se implementaron mecanismos para buscar y organizar la información, las redes sociales simplemente lo que han hecho es incrementar el volumen de la información que existe de cada individuo y organización.

La red concentra y vincula información, es su propósito. No hay que escandalizarse, ni asustarse porque se utilicen los medios que proporciona la web para buscar información, simplemente hay que tener en cuenta ese detalle y que paulatinamente se vayan incorporando mecanismos de autenticación, integridad, confidencialidad (si se desea) y no repudio en la publicación de información.