archivo

Archivo de la etiqueta: Wozniak

Cuando Jobs dejó Apple en 1985, ya había participado en dos hitos muy importantes:

– La puesta en marcha del Apple II. Para muchos el primer ordenador personal tal cual hoy lo concebimos. Aunque hay muchos expertos que no están de acuerdo con esa afirmación, si que es innegable que su aparición fue fundamental para la extensión de la informática personal y fue clave para que IBM pusiera los ojos en este negocio.

– La puesta en marcha del Mac. Realmente este fue el primer proyecto que Jobs consideró como suyo, porque aunque su papel en el Apple II fue muy importante sentía que en su ADN estaban los cromosomas de Steve Wozniak.

El Mac llevó al gran público las investigaciones iniciadas en el Xerox Parc y en las que Jobs tuvo el mérito de vislumbrar que tras ellas se encontraba lo que necesitaban los ordenadores para universalizarse, una interfaz de usuario que permitiera que el gran público accediera a ellos ya que no sería necesario operar con el ordenador a través de línea de comandos. E hizo lo más difícil, convertir su visión en algo real.

Con solo 30 años, ya había conseguido más de los que grandes genios en el mundo del hardware y del software han conseguido jamás. Es cierto que era otra época en la que había todavía mucho terreno fértil por descubrir, pero también es cierto de que no se partían de referencias, lo que hacía que se pudiera considerar a mucha gente de esa época, no solo ingenieros, sino también inventores.

Con solo 30 años era multimillonario, podría haberse retirado o llevar una vida cómoda como consejero o inversor, sin embargo no se dio por satisfecho, quería seguir innovando, quería seguir inventando, quería seguir mejorando el mundo.

Estoy seguro que ese deseo tenía una fuente de motivación importante, como eran sus ganas de demostrar a los que propiciaron su marcha de Apple que él iba a sobrevivirles. Y lo hizo, y volvió para salvar a Apple en 1997 y para seguir haciendo del mundo un lugar mejor (hay muchas formas de ayudar a eso, la tecnología ocupa un lugar importante).

No obstante, esos doce años, no fueron nada fáciles.

Pero, ¿quién fue Steve Jobs?, ¿un extraordinario hombre de negocios?, ¿un visionario del mundo de la tecnología?, ¿un artista?, ¿un líder?.

Era todo eso, pero sobre todo fue una persona que tuvo lo que hay que tener para ir tras sus sueños una vez que encontró su lugar en el mundo.

Para mi eso resulta absolutamente inspirador, nunca se dio por vencido. Su triunfo fue mantenerse fiel a sus principios bajo un contexto modelado por las distintas cicatrices que le dejó la vida, el mundo de los negocios y él mismo.

No pretendo idealizar a Jobs. Fue un ser humano con muchísimas cualidades y con muchísimos defectos.

De hecho fue su propia víctima cuando se marchó de Apple en 1985.

Consiguió sacar el Mac adelante, el primer ordenador personal con interfaz gráfica de usuario orientada a la metáfora de escritorio pero lo hizo dejando muchos cadáveres por el camino, algunos ejemplos:

– El ordenador Lisa, proyecto en el que participó antes de trabajar en el Mac y que tenía un enfoque parecido a él pero con una orientación más hacia el mundo empresarial. Salió antes que el Mac y no le favoreció nada que Jobs dejase caer que el Mac iba a ser una alternativa a Lisa pero con un precio notablemente inferior.

– Steve Wozniak se cansó de que la serie de ordenadores Apple II tuvieran un tratamiento muy en segundo plano, cuando realmente eran el motor de Apple, propiciaron el arranque de la compañía y evitaron su bancarrota tras los fracasos del Apple III (en el la participación de Jobs en el proyecto no fue nada afortunada), del Lisa y del primer Mac.

– Jef Raskin, fue el que creó el grupo de trabajo del Macintosh (e incluso le dio el nombre). Su idea era crear un ordenador de bajo precio accesible a todo el mundo en el que además se cuidase la interacción hombre-máquina con el objeto de universalizar el uso del mismo. Cuando Jobs entró a trabajar en el proyecto fue relegando a Raskin cada vez más a un segundo plano, hasta que éste decidió marcharse de Apple. Es cierto que el Mac tal y como se concibió no hubiera sido posible sin Jobs ya que la orientación en cuanto a diseño y funciones que pretendía Raskin, al menos, en principio, era diferente.

– El propio Mac. Diversas decisiones como la capacidad de la memoria, no disponer de disco duro o de sistema de refrigeración provocó que la primera generación de los mismos no alcanzase las expectativas de venta. Es cierto que Jobs sembró la semilla y que después con las modificaciones oportunas terminó germinando y el tiempo no tardó mucho en darle la razón de que la informática de uso personal iba en ese camino.

Cuando las cifras de venta del Mac no estaban a la altura de lo esperado, muchos de los cadáveres que fue dejando en Apple y que no habían abandonado la compañía dieron la espalda a Jobs y apoyaron a John Sculley CEO de Apple que fue contratado por él mismo dos años antes, cuando éste fue restando relegando a un papel secundario a Jobs (algo parecido a lo que hizo Jobs con Raskin) hasta que éste decidió marcharse.

Jef Raskin es considerado una de las figuras más importantes en el campo de los ordenadores personales, siendo también para muchos un gran desconocido.

Su trabajo se centró en el campo de las interfaces de usuario y de la interacción hombre-máquina con el objetivo siempre presente de romper barreras entre las personas y los ordenadores no solo en el sentido de hacer más universal el uso de ordenadores, sino también, superadas esas barreras, de mejorar de manera continua la experiencia de usuario.

Compartía con Steve Jobs la idea de acercar los ordenadores al gran público y con ese fin inició en Apple el proyecto Macintosh, más adelante Jobs terminó por hacerse con el control del proyecto dejando a Raskin en un segundo plano lo que hizo que finalmente abandonase Apple.

Finalmente el Mac cumplió el propósito compartido por ambos aunque su diseño y funcionamiento final se orientó hacia lo que Jobs alejándose de la idea inicial de Raskin.

No se portó bien Jobs con Raskin (es solo mi opinión) y muy probablemente el Mac hubiera sido de entrada un producto mejor con Raskin en el equipo y si Jobs hubiera hecho un poco más de caso a sus ingenieros. Aunque siendo también justo con Jobs el Mac nunca hubiera sido tan ambicioso sin estar dirigido por él.

Tan importante ha resultado Raskin en el mundo de los ordenadores personales que Steve Wozniak comentó de él: “Hacer que la tecnología resulte más simple fue su propósito desde sus primeros días en Apple. Jef Raskin es desde entonces una de las personas más importantes en relación a los ordenadores personales”.

Hay una cita suya, simple, pero demoledora: “En lo que al cliente se refiere la interfaz es el producto”. Encierra mucho esta frase, desde la realidad de lo que el cliente ve en un sistema de información (o en general de un producto), hasta su concepción de que todo lo que está detrás de esa interfaz existe para hacerla funcionar y si el sistema falla porque la electrónica de red del Centro de Proceso de Datos está fallando le da igual, es el producto el que está dando problemas y es a él a donde van dirigidas las críticas.

En una entrevista preguntaron a Steve Wozniak si en la actualidad su mente funcionaba como cuando tenía veinte o treinta años (hay que tener en cuenta que en el colegio midieron su cociente intelectual y se situaba por encima de 200) en los que fue referente para la construcción del Apple II considerado por muchos como el primer ordenador personal tal y como hoy lo conocemos (hay otros muchos candidatos a tener esa distinción y probablemente sean varios los que tengan ese honor, dependiendo del criterio que se tenga a la hora de definir el concepto de ordenador personal.

Desde mi punto de vista, es más que probable que Apple a día de hoy no existiera de no ser por el Apple II y no solo por ser el motor económico inicial de la compañía sino por el hecho de siguió siendo motor años después cuando los proyectos del Apple III y el Lisa fracasaron y el Mac no terminaba de arrancar.

A la pregunta Steve Wozniak respondió que su mente seguía funcionando de esa manera pero que realmente ya no tenía el tiempo y la energía para seguir creando y que centraba su esfuerzo en pequeños proyectos.

Wozniak con esta respuesta ha mencionado un aspecto fundamantal a la hora de sacar adelante un proyecto y no es otro que la energía y por extensión la motivación como motor generador de la mismas. Se puede tener un talento excepcional pero si no te sientes motivado no sacas proyectos adelante.

De ahí la necesidad de que existan líderes que sean capaces de obtener lo mejor de aquellas personas que todavía se sientan con la energia y motivación suficiente para seguir afrontando retos. Esto fue una de las principales virtudes de Steve Jobs.