archivo

Archivo de la etiqueta: XP

Resulta muy tentador comenzar una primera iteración prácticamente desde que se ha dado el pistoletazo de salida al proyecto.

Depende del proyecto, efectivamente. Si se trata de un nuevo aporte económico a otro ya existente y el equipo ha permanecido más o menos estable (tanto por parte de los desarrolladores como de los usuarios) casi que se puede empezar desde el principio, salvo que la evolución a realizar requiera hacer una revisión de la visión que se tenía del producto hasta la fecha y de lo que se preveía que iba a ser su devenir.

Sin embargo, para nuevos desarrollos, para evoluciones significativas de un sistema o para cambios significativos en el equipo de personas que intervienen en el mismo, es necesario hacer una parada para construir una imagen mental de lo que se quiere y que se traducirá en entradas en la pila de producto (que luego se refinará y mejorará conforme vaya avanzando el desarrollo y todas las partes vayan aprendiendo más y más porque las ideas al materializarse y cobrar forma requerirán ajustes y sugerirán algunos cambios de enfoque).

Esta etapa se llama exploración en XP y me parece acertada su denominación, ya que además, contempla la posibilidad de evaluar la tecnología y productos a utilizar durante el proceso de desarrollo.

Ahora bien, esta etapa no debe eternizarse y no conviene traspasar la frontera entre lo que es saber qué es lo que se quiere y obtener un análisis de requisitos detallado (digo que no conviene porque cada proyecto es diferente y tenemos que estar abierto a excepciones) porque de lo contrario habremos invertido (probablemente) esfuerzo que no va a retornar en beneficios, ya que todos sabemos que en el momento en que el usuario empiece a ver producto construido empezará a modificar las bases establecidas.

Tener una visión del producto es otro factor más para desarrollar con intención ya que permite tanto por parte del usuario como por la nuestra tener en cuenta más factores y esto se consigue viendo el producto y los problemas desde una escala más amplia.

Recomiendo la lectura del artículo: Preparando el primer sprint.

Supuestamente dentro de un proyecto de desarrollo de software todo el equipo tiene acceso al código que se está desarrollando y, por tanto, se podría considerar que existe una propiedad colectiva del mismo, sin embargo esa apreciación es más teórica que real, porque lo que suele suceder es que los desarrolladores pongan reparos en que otros toquen lo que han construido. Somos así, ¿qué le vamos a hacer?.

Considero un acierto por parte de XP que considere como práctica la propiedad colectiva del código, es decir, que se fomente que cualquiera pueda trabajar y mejorar con cualquier sección del código la hubieran desarrollado ellos o no. Y no lo comento solo por motivo de dar una mayor flexibilidad o disponibilidad al equipo, sino porque otro punto de vista generalmente suele ser positivo (por eso ese mismo enfoque de desarrollo tiene entre sus recomendaciones la programación por pares).

Para que este concepto se aplique de manera efectiva en un proyecto es fundamental el respeto. En el momento en que se pierden las formas por la solución en que una persona ha realizado un desarrollo, se empiezan a levantar muros. Y es que es fácil reirse o llevarse las manos a la cabeza por determinadas codificaciones pero realmente haríamos lo mismo si revisásemos código nuestro construido hace años (o tal vez no desde hace tanto tiempo).

También es importante no olvidar que se tiene que desarrollar con intención con propiedad colectiva o sin propiedad colectiva, es decir, no se trata de ponerme a retocar tal o cual funcionalidad o a refactorizar tal o cual clase o módulo, sin un propósito o poniendo en riesgo los compromisos que el equipo ha pactado para el sprint.

La utilización de tarjetas CRC (Class-Responsibility-Collaboration) es una técnica de diseño orientado a objetos propuesta por Kent Beck (introductor de la metodología de programación extrema) y Ward Cunningham (también muy conocido entre otras muchas materias, por sus aportaciones a dicha metodología).

El objetivo de la misma es hacer, mediante tarjetas, un inventario de las clases que vamos a necesitar para implementar el sistema y la forma en que van a interactuar, de esta forma se pretende facilitar el análisis y discusión de las mismas por parte de varios actores del equipo de proyecto con el objeto de que el diseño sea lo más simple posible verificando las especificaciones del sistema.

Un esquema típico de tarjeta CRC puede ser aquel en el que se indiquen los siguientes datos:

– Nombre de la clase.
– Nombre de las superclases y subclases (si procede).
– Las responsabilidades de la clase.
– Las clases con las que va a colaborar para poder realizar las responsabilidades indicadas.
– Autor, fecha, etc…

La incertidumbre en el desarrollo de software existe, es evidente, que los requisitos, contexto, usuarios, etc… cambian, y de la noche a la mañana (cuando no en la misma mañana). Que ante el cambio la respuesta debe ser adaptarnos a él, para lo cual la metodología con que se está trabajando debe tener en cuenta este detalle y en donde los stakeholders deben entender ese hecho como natural y que tiene un coste económico y que también afecta a los plazos.

Pero hay más y es el que la arquitectura y codificación del software deben facilitar el cambio. El parámetro velocity, qué determina la cantidad de trabajo que se puede abordar en una iteración depende de las buenas prácticas y de la deuda técnica que acumule el software durante el proceso de programación. No es el único factor, ya que también influye de manera importante la cualificación del equipo que está trabajando y de su experiencia en el desarrollo de este producto concreto, de la arquitectura y framework elegido, etc…

Por ese motivo las metodologías ágiles, como por ejemplo la programación extrema hacen tanto hincapié en la necesidad de que el código sea de la mayor calidad posible, lo que obliga a ir realizando periódicamente actividades de refactorización.

Cuando desde técnicas ágiles como la programación extrema (XP) se hace especial hincapié en que el mejor comentario del código es el propio código, no se hace por simple capricho sino porque la inclusión de comentarios incorpora un elemento más a tener en cuenta en el mantenimiento del software (esto no supone la prohibición de utilizar comentarios, sino la concienciación de lo que supone utilizarlos de manera que solo se utilicen cuando sea preciso y en la medida de lo posible en aquellas zonas del programa menos susceptibles a cambios).

Sobre este aspecto Dave Storer piensa lo siguiente (traducción libre): “No te dejes embaucar por los comentarios, son terriblemente engañosos. Depura solo el código”.

Kent Beck, creador de la metodología de programación extrema, realiza en su libro “Extreme Programming Explained” la siguiente reflexión (traducción libre):

“El problema (de los proyectos de desarrollo de software) no es el cambio porque el cambio se va a producir; el problema, más bien, es la incapacidad de afrontar el cambio cuando se produce”.

Ahí, se encuentra desde mi punto de vista, una de los grandes problemas de los proyectos de desarrollo de software y es el hecho de no enfocarse desde el punto de vista de que las especificaciones iniciales van a cambiar, ya sea porque el usuario no ha trasladado adecuadamente lo que quiere, porque el equipo de proyecto no ha interpretado correctamente lo que se le ha pedido o porque los requisitos y/o las prioridades han cambiado.

No es realista afrontar un proyecto de esa manera y sin embargo está a la orden del día encontrarnos con desarrollos que no tienen previsto un mantenimiento y eso es un error tanto aplicando metodologías ágiles como, sobre todo, aplicando metodologías clásicas.

El software se tiene que desarrollar pensando en que va a cambiar y los medios puestos a disposición del sistema de información (o del conjunto de sistemas de información de una organización) deben poder dar respuesta a cuando esos cambios se produzcan, que a veces no sabremos cuando, pero sí sabemos que ocurrirán.

Una vez analizados los principios y valores del manifiesto ágil, en este artículo se va a realizar un breve perfil de sus diecisiete participantes, con el objetivo de que se pueda apreciar que todo el equipo de personas que participaron eran profesionales de reconocido prestigio y que en su trayectoria profesional tenían experiencia e incluso habían publicado artículos y libros sobre la aplicación de estrategias que posteriormente a alto nivel se plasmaron en el manifiesto ágil.

– Kent Beck: Americano. Creador de la metodología de programación extrema y de la metodología de desarrollo guiado por las pruebas (TDD: Test-driven Development). Coautor de JUnit. Promotor de la reunión que dio lugar a la creación de manifiesto ágil para el desarrollo de software.

– Mike Beedle: Americano. Ha sido uno de los pioneros en la aplicación de Scrum (desde 1995) en proyectos de desarrollo de software en diferentes organizaciones y tipos de sistemas (en cuanto al proceso o procesos de negocio que tratan de informatizar).

– Arie van Bennekum: Holandés. Jefe de proyectos y consultor especializado en la metodología DSDM (método de desarrollo de sistemas dinámicos), representó al DSDM Consortium en la reunión.

– Alistair Cockburn: Americano. Creador de la familia de metodologías Crystal. Contribuyó a la expansión de la utilización de los casos de uso con la definición que hizo de los mismos en el libro “Escribir casos de uso efectivos” publicado en el año 2000, propiciando la generalización de su uso para describir el comportamiento de los requisitos software y de los procesos de negocio (a más alto nivel). La creación del concepto de caso de uso es bastante anterior, del año 1986 y fue realizada por el sueco Ivar Jacobson

– Ward Cunningham: Americano. Howard G. Cunningham fue el creador de la primera solución Wiki (WikiWikiWeb) y se considera un pionero tanto en la aplicación de programación extrema como en la utilización de patrones de diseño.

– Martin Fowler: Americano. Especialista en procesos de refactorización de software, programación orientada a objetos, UML y programación extrema. Hizo popular el uso del término “inyección de dependencias”.

– James Grenning: Americano. Especialista en sistemas empotrados. Fue uno de los pioneros en desarrollo de proyectos bajo la metodología de programación extrema. Experto en TDD (Test-driven Development). Ha sido el creador de la técnica de estimación Planning Poker.

– Jim Highsmith: Americano. James A. Highsmith III. Ingeniero de software experimentado que ha participado en proyectos de desarrollo de software en muchos países del mundo. En el año 1999 publicó el libro “Adaptative Software Development” donde puso de manifiesto la naturaleza adaptativa de los proyectos de desarrollo de software. Se ha especializado en la consultoría de proyectos que se realizan en entornos inestables y con una complejidad creciente.

– Andrew Hunt: Americano. Desarrollador de software con gran experiencia. Publicó junto a Dave Thomas en el año 1999 el libro “The Pragmatic Programmer”, en el que realizó una definición de lo que consideraban un programador práctico o pragmático:

– Early adopter.
– Curioso.
– Pensador crítico.
– Realista.
– Aprendiz de todo, maestro de nada.

Fue uno de los introductores en occidente de la programación en Ruby, mediante la publicación en el año 2000 del libro “Programming Ruby: A Pragmatic Programmer’s Guide”.

– Ron Jeffries: Considerado junto a Kent Beck y Ward Cunningham como uno de los creadores de la programación extrema. Participó junto a Beck en el proyecto de 1996 en Chrysler que dio lugar a este concepto.

– Brian Marick: Americano. Especialista en realización de tareas de testing. En el año 1995 publicó uno de sus libros más conocidos: “The Craft of Software Testing: Subsystem Testing Including Object-based and Object-oriented Testing”. Experto en Ruby.

– Robert C. Martin: Americano. Robert Cecil Martin (Uncle Bob). Dedicado a tareas de desarrollo de software desde 1970. Especialista en programación orientada a objetos sobre todo en el área de patrones de diseño.

– Steve Mellor: Americano. Especialista en sistemas empotrados, programación orientada a objetos y MDA (Model Driven Architecture). Creador junto a Sally Shlaer del método Shlaer-Mellor que es uno de los métodos de análisis y diseño orientado a objetos que surgió a finales de la década de los ochenta como respuesta a las principales problemáticas que presentaba el análisis y diseño estructurado, entre las cuales destacaban la complejidad de los diseños estructurados y la dificultad de mantener tanto su documentación de análisis como de diseño.

– Jon Kern: Americano. Inició su carrera profesional en sistemas empotrados en el área militar. Considerado como uno de los pioneros en la aplicación de la programación orientada a objetos. Especialista en programación Java y en MDA.

– Ken Schwaber y Jeff Sutherland: Americanos. Creadores de la metodología Scrum.

– Dave Thomas: Inglés. Autor junto a Andrew Hunt del libro “The Pragmatic Programmer”. También junto al mismo autor se considera uno de los introductores de Ruby en occidente.