Mike Cohn. Enfoque clásico vs Enfoque evolutivo

Se ha hablado tanto, se ha escrito tanto, son tantos años aplicando ese esquema de trabajo, enseñando ese paradigma como el único camino para el desarrollo de software que desgraciadamente seguimos encontrando casos y casos en los que se sigue pensando que el ciclo de vida clásico o en cascada es el único camino para desarrollar software y que cualquier fisura sobre esa idea es provocada por personas que no creen que el software es un producto de ingeniería.

Me mantengo en lo que digo siempre, cada proyecto requiere su medicina y es posible que en algún caso, la estrategia más adecuada sea la cascada, si bien lo más normal es que lo más adecuado sea tender hacia un enfoque iterativo e incremental y a partir de ahí aplicar los enfoques, estrategias, actitudes, prácticas, instrumentos y herramientas más apropiadas. Pero como decía si crees que la cascada es lo mejor para el contexto del proyecto, aplícala.

Lo que no voy a compartir nunca es que la ingeniería del software está en el lado de las cascada y no existe fuera de él. No es así, es otra forma de entender el desarrollo de software más ajustada, a mi entender, a su propia naturaleza, a la propia naturaleza de los desarrollos, personas y organizaciones.

Querer capturar todos los requisitos a la primera y aceptar es muy complicado porque requiere por un lado que el usuario sea capaz de materializar en palabras una idea abstracta como la que es un producto software y por otro que el desarrollador sea capaz de captar la visión del usuario, todo ello prácticamente a la primera y que después no surjan cambios en los procesos, en la organización, en las personas o en las prioridades que echen parte o todo al traste.

Lo peor de lo que acabo de contar es que en muchas ocasiones pese a que se conoce que hay errores en las especificaciones o que es necesario realizar correcciones motivadas por cambios de contexto no se llevan a cabo las modificaciones necesarias porque ya existe un compromiso entre las partes basado en un catálogo de requisitos inicial. Generalmente no nos encontramos con situaciones de tanta inflexibilidad sino que se llegan a soluciones intermedias que no dejan de ser parches que impiden que el producto final satisfaga las expectativas que se tenían puestas en él.

Me parece muy interesante la reflexión que hace Mike Cohn sobre este tema (traducción libre): “Queremos animar al enfoque de proyectos en los que la inversión, planificación y decisión sobre las funcionalidades sean periódicamente revisados. Un proyecto que cumple con todas las especificaciones del plan inicial no tiene por qué ser necesariamente un éxito. Los usuarios y el cliente probablemente no se sentirán satisfechos cuando vean que nuevas ideas en las especificaciones han sido rechazadas en favor de otras mediocres por el simple hecho de que estaban en el plan inicial”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: