Decisiones arbitrarias, resultados arbitrarios

Es cierto que casualidad o la suerte son factores siempre a tener en cuenta, pero si de alguna manera queremos asegurarnos una mayor probabilidad de éxito no podemos esperar a que los proyectos o un departamento por su cuenta, riesgo y propia evolución proporcionen los resultados deseados. En este artículo quiero tratar de la intención en las decisiones y de lo importante que resulta tomarlas de la manera más objetiva posible para producir unos resultados que siendo positivos o negativos, al menos, son consecuencia de una acción o un plan preestablecido.

La toma de decisiones arbitrarias, sin tener una base objetiva producirá unos resultados similares a los que se tendrían si no se tomase una decisión, es decir, unos resultados arbitrarios, dejando que la providencia juegue sus dados y reparta suerte. Es más, en ocasiones hasta resulta más recomendable no tomar decisiones que tomar decisiones sin base objetiva, ya que al menos en el primer caso se deja todo al azar o a la deriva y lo que sea, será, mientras que en el segundo caso, se intenta orientar el resultado en base una decisión, que al no tener un cimiento sólido, como por ejemplo unos razonamientos en base a criterios objetivos, producirá también unos resultados inciertos, pero con la diferencia de que en este caso se ha actuado y esa actuación puede tener consecuencias.

La toma de decisiones razonadas, meditadas y basadas en criterios, como por ejemplo, la experiencia, el análisis, datos medidos cualitativa o cuantitativamente, no aseguran, como es lógico, que el resultado sea positivo o negativo, pero al menos existe una intención, es decir, se puede ganar o perder, pero se está jugando a algo y cuando se tomó la decisión de jugar de esta manera se hizo en base a unos criterios que equivocados o no, tenían fundamento, lo que hace que, desde mi punto de vista, exista una mayor probabilidad de que se acierte.

Todos los días tomamos muchas decisiones, en el ámbito personal y en el laboral, muchas veces, además, se cuenta con poco tiempo para tomarlas. También es cierto que todas las decisiones no tienen la misma trascendecia, como también lo es que no podemos dedicar todo el tiempo que se necesita para que las mismas estén todo lo meditadas que debieran, ya que si así fuera, no actuaríamos nunca. Por tanto, hay que priorizar y dedicar más atención a aquellas decisiones más importantes, ya que estas provocarán resultados que nos afectarán más directamente a nuestro entorno y a nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: