Desarrollo de software. Antipatrón. Efecto segundo sistema

Llegado un momento se toma la decisión de hacer una nueva versión de un sistema de información porque se entiende que está obsoleto tecnológicamente (resulta complicado encontrar desarrolladores para ese lenguaje de programación, el sistema de gestión de base de datos o el servidor de aplicaciones ha quedado sin soporte, etc…) o porque el coste de mantenimiento es muy alto y es necesario hacer modificaciones sobre funcionalidades ya existentes o el desarrollo de otras nuevas, etc…

Ese producto de partida conseguía su propósito y era utilizado de manera productiva por los usuarios y por la organización (lo cual no quiere decir que todo su camino para llegar a esa situación fuera sencillo o que nunca hubiera problemas).

Este antipatrón surge cuando se quiere aprovechar el nuevo sistema para incluir todas (muchas) las “cartas a los Reyes Magos” que usuarios, gestores y desarrolladores habían estado guardando todos estos años (más otras que se le ocurran sobre la marcha).

Una mala selección de las mismas dará lugar a un nuevo sistema que habrá sobrepasado con creces el presupuesto de partida, sin que exista un incremento de valor proporcional, mucho más grande que el que realmente se necesita, igual o más complejo de mantener que el anterior, en el que que tendrá problemas a la hora de implantarse porque será mucho más difícil de utilizar y administrar y con una más que probable importante tasa de errores y deficiencias funcionales de partida.

Arreglar esta situación es muy complicado, en algunos casos casi que lo más recomendable es empezar de nuevo.

A todo esto hay que añadir que el sistema anterior pesará como una losa sobre los desarrolladores porque los usuarios (los del día a día, más que aquellos que han intervenido en la definición de la nueva versión) siempre lo tendrán como referencia y lo estarán comparando continuamente y además, y sobre todo, los gestores verán como procesos que antes se desarrollaban de manera eficiente ahora cuesta más trabajo hacerlos, con el consiguiente coste económico que eso tiene, y pedirán cuentas por no tener un retorno de la inversión a la altura del desembolso realizado. Todo esto creará una situación de presión y unas prisas que poco bien harán para la mejora paulatina del sistema.

El término “Efecto segundo sistema” fue utilizado por primera vez por Frederick Brooks en su libro “The Mythical Man-Month”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: