archivo

Archivos diarios: mayo 9, 2010

Si se trabaja con productos es imprescindible trabajar con un roadmap, de manera que se tenga claro qué funcionalidades se quieren conseguir con el tiempo, se podrá entrar en una planificación más en en detalle para aquellas que se quieran acometer a corto/medio plazo y ser algo más flexibles con aquellos cambios que se pretendan afrontar a largo plazo, no obstante tener planificado a dónde se quiere llegar con doce meses vista suele ser una muy buena idea, ya que también permitirá ir perfilando la estrategia comercial del producto con estos nuevos cambios.

El roadmap debe tener en cuenta al mercado y sus necesidades, por lo que es importante la participación del área comercial a la hora de definirlo. También se pueden incluir funcionalidades a modo de I+D, de hecho es recomendable, pero la línea principal del producto debe ir de la mano con lo que el mercado está requiriendo y en la medida de lo posible con la menor demora, ya que si competidores lo hacen antes partirán con ventaja y empezarán a vender, por tanto, el producto antes.

No actuar de esta manera o una vez establecida la hoja de ruta no cumplirla en cuanto a plazos y/o objetivos es ir a tientas con el producto y por muy buen producto que se tenga, se le está entregando a la competencia que sí haga bien los deberes una ventaja muy grande que se traducirá muy probablemente, incluso teniendo peor producto, en una mayor cuota de mercado para la misma.