archivo

Archivos diarios: mayo 10, 2010

Hay veces que no se llega a un acuerdo entre el cliente y el proveedor sobre cuándo se considera terminado un determinado trabajo o sobre el grado de acabado del mismo, provocando esa falta de solución que se tomen medidas drásticas como retener el pago de la totalidad o de una cantidad parcial del presupuesto pactado para realizarlo.

Desde mi punto de vista, llegar a eso debe ser lo último, ya que supone un desgaste y una pérdida importante de confianza entre las partes, independientemente de quien tenga la razón y que puede provocar en muchos casos que ambas partes no quieran trabajar con la otra en un futuro. El hecho de que sea la última opción a la que se deba llegar no quiere decir que sea una opción descartable ya que hay circunstancias en que esa última posibilidad es la única válida para que la otra parte cumpla las condiciones contractuales.

Antes de llegar a soluciones de retención del pago, es necesario negociar y que ambas partes pongan de manifiesto las circunstancias que han dado lugar a esta situación, probablemente algunos argumentos de ambas partes sean ciertos, por lo que tal vez ambas partes tengan que hacer concesiones para alcanzar un acuerdo. De esa negociación tendría que salir, si fuera necesario, una redefinición del alcance del proyecto ya sea en cuento a funcionalidades, planificación, plazos, etc…, intentando concretar detalles, porque si se deja en aspectos generalistas, los problemas volverán a surgir tarde o temprano, ya que el acuerdo se romperá por los mismos sitios que antes de que éste existiera.

Tampoco se puede quedar todo, aunque se haya llegado a una solución con el suficiente nivel de detalle, en esas reuniones donde se ha negociado para llegar a un acuerdo, sino que es necesario realizar un seguimiento continuo, ya que si la cosa se ha puesto tan seria como para haber surgido un conflicto en su momento, no se puede pensar que con eso ya esté solucionado todo, por lo que para evitar malos entendidos o cualquier desviación sobre el acuerdo, es necesario estar encima del trabajo que se está realizando, ya que la solución final no se conseguirá hasta que el proyecto se dé por terminado y el proveedor haya cobrado sus correspondientes honorarios.