archivo

Archivos diarios: mayo 6, 2010

Ya lo he comentado en algún artículo, si una empresa vende tecnología debe dar una imagen de estar a la última en este sentido y si no es posible estar a la última, última, por lo menos estar en la onda, y por supuesto dar ejemplo con los productos y servicios que pretende vender, ya que un posible cliente se puede preguntar, ¿cómo es posible que me quieran vender el producto o el servicio X si no siquiera ellos lo tienen implantado como una herramienta o conjunto de herramientas de uso cotidiano en su organización?.

Está bien presentar casos de éxito, de hecho, cuantos más se tengan mucho mejor, de hecho cuantos más casos de éxito se puedan enseñar en vivo a un posible cliente (si hay clientes que están dispuestos a colaborar) pues mucho mejor todavía, pero todo lo anterior se debe complementar con la utilización del producto en la propia organización que lo vende y no de manera residual, sino perfectamente implantado en los procesos de gestión.

Si una empresa está dispuesta a utilizar sus propios productos quiere decir que confía en ellos lo suficiente como para hacerlo, además de demostrar que también les resulta de utilidad para su día a día y también les supone un compromiso de mejora continua de los mismos, ya que lo bien o mal que funcionen los mismos, además de tener un impacto en las ventas y en los posibles clientes ya establecidos, también afecta a los propios procesos productivos.